La probabilidad de default crece al 78% para 2021

De acuerdo con los valores que exhiben actualmente las primas de seguro que ofrecen los Credit Default Swaps (CDS, o seguros contra default) , la probabilidad que el mercado estima de una cesación de pagos para los próximos seis meses en la Argentina asciende a 24 por ciento.

La cobertura asume la posibilidad de una interrupción en los pagos y quita del 30 por ciento, cercana al promedio de las reestructuraciones que rigen a nivel internacional.

En el caso de seis meses a un año esa posibilidad asciende al 56 por ciento de ocurrencia de default y de uno a dos años se ubica entre 70 y 80 por ciento, período en que se empieza a devolver el préstamo al Fondo.

Este riesgo es medido de distintas maneras. El denominado riesgo país mide a través de comparar la tasa de bonos en dólares de cualquier economía con títulos similares de los Estados Unidos. Los CDS son activos de seguro para cubrirse de incumplimiento de pagos. La diferencia entre uno y otro es que el primero es simplemente enunciativo –esta semana superó los 1000 puntos básicos-en tanto que el segundo sirve para cerrar operaciones concretas de cobertura. “La suba de este último desde agosto a la fecha, demuestra que el programa del FMI no ha logrado generar mayor credibilidad en cuanto a la sustentabilidad de la deuda externa del país”, señala el informe. De hecho, la ha deteriorado.

El contexto internacional no colaboró. “En mayo, dos países emergentes sufrieron fuertes corridas cambiarias: Argentina y Turquía. Mientras que Turquía reguló la cuenta capital y evitó acudir al Fondo Monetario, la Argentina se endeudó y sometió al escrutinio del organismo internacional. Las consecuencias son evidentes: mientras que Turquía tiene probabilidades de default de menos de 15 por ciento, para Argentina prevén una probabilidad de default de entre 60 y 70 por ciento dentro de 2 o 3 años”, señala la consultora que dirige la economista Fernanda Vallejos.

Otro ejemplo de debilidad financiera que enciende alertas entre los inversores es el nivel de reservas, que actualmente solo se sostiene con las inyecciones de liquidez del Fondo.

En el paquete de reformas para el Central que impulsa el organismo multilateral, se destaca la imposibilidad de que el país pueda utilizar las reservas, que el jueves ascendían a 72.081 millones de dólares, para pagar deuda externa.