Después del fallo de la Corte, el Gobierno busca acelerar la ley para prohibir las clases en zonas de “alto riesgo”

Después del fallo de la Corte, el Gobierno busca acelerar la ley para prohibir las clases en zonas de “alto riesgo”

Tras el fallo de la Corte y la fuerte polémica entre el gobierno nacional y la Ciudad de Buenos Aires, el Ejecutivo nacional ya envió el proyecto de ley de “Emergencia Covid” al Senado de la Nación para “establecer medidas sanitarias generales que se aplicarán en todo el país”. La iniciativa incluye la suspensión de clases, algo que podría volver a traer un conflicto judicial, y el oficialismo intentará aprobarla antes del 21 de mayo, cuando vence el último DNU presidencial. La Mesa Nacional de Juntos por el Cambio ya manifestó su rechazo unánime al proyecto que, consideran los dirigentes de la principal coalición opositora, le daría al presidente Alberto Fernández “superpoderes”.

El Ejecutivo presentó la iniciativa mientras el Presidente continúa su gira europea en busca de apoyos en la negociación con el FMI, y en un intento por cerrar la grieta interna abierta en el ministerio de Economía, entre el ministro Martín Guzmán y el cristinismo.

La iniciativa reúne los criterios sostenidos en los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) firmados por el Poder Ejecutivo desde el inicio de la pandemia, y hace hincapié en las reuniones sociales, el teletrabajo y el dictado de clases presenciales. En los “aglomerados, departamentos o partidos que se encuentren en situación de Alarma Epidemiológica y Sanitaria queda suspendido el dictado de clases presenciales en todos los niveles y en todas sus modalidades”. Se exceptúa la “escolaridad de estudiantes de la modalidad de educación especial, en acuerdo con sus familias”. Se faculta al Poder Ejecutivo Nacional, previa consulta con las autoridades locales, a morigerar o dejar sin efecto la suspensión en virtud de la mejora sostenida en los valores de los parámetros de riesgo epidemiológico y sanitario, aun dentro de los niveles de alarma.

Se establecen coeficientes para definir la situación de “Bajo Riesgo”, “Mediano Riesgo” o “Alto Riesgo” epidemiológico y sanitario. Se consideran de Bajo Riesgo cuando “la razón de casos”, definida como el cociente entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos catorce días y el número de casos confirmados acumulados en los catorce días previos sea inferior a 0,8. En los de Mediano Riesgo el número de “razón de casos” deberá oscilar entre 0,8 y 1,2; y los de Alto riesgo, cuando la “razón” sea mayor a 1,20.

La iniciativa oficial es una respuesta al fallo de la Corte Suprema que la semana pasada respaldó la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires y el manejo del gobierno porteño de la educación en el distrito. El gobierno nacional considera que con una ley aprobada por el Congreso Nacional se podrán tomar medidas independientemente de la opinión del mandatario porteño, Horacio Rodríguez Larreta. En el gobierno de la Ciudad consideran que una ley del Congreso Nacional, por la Constitución, no puede invalidar la autonomía porteña.

“No vamos a votar superpoderes para el Presidente. Desde que asumió gobierna con leyes de emergencia, facultades delegadas y a puro DNU. Los resultados están a la vista: pésima gestión de la pandemia y de la economía”, dijo ayer el jefe del interbloque de JxC, Mario Negri.

Se descuenta que el proyecto tendrá fácil aprobación en el Senado, donde el peronismo tiene una amplia mayoría. La discusión más fuerte podría darse en la Cámara de Diputados, donde el gobierno depende del apoyo de los bloques aliados y provinciales. No parece fácil la sanción de las dos cámaras en apenas dos semanas.