Beldi: bancos bajan tasa de plazo fijo en dólares. Pagan menos del 1% anual

Desde el primer día hábil de mayo los bancos bajaron la tasa de plazos fijos de menos de USD 1 millón de 1.5% anual a 0,8%. Pero los depósitos siguieron aumentando

Los dólares hoy tienen una historia de amor y odio en la Argentina. Por un lado, los ahorristas idolatran al billete norteamericano y los bancos no los quieren.

Los depósitos en dólares del sector privado están en el récord del siglo XXI. Alcanzan a USD 30.700 millones, pero lejos de ser un negocio para los bancos se convirtieron en un problema.

Para desalentarlos, desde el primer día hábil de mayo bajaron la tasa de plazos fijos de menos de USD 1 millón de1.5% anual a 0,8%. Pero los depósitos siguieron aumentando.

El problema, es que 80% de esas colocaciones van a cajas de ahorro y es para los tenedores un alivio porque no tienen que pagar cajas de seguridad ni mantenerlos inmóviles en sus domicilios.

Para los bancos no es negocio porque tienen altos encajes y la capacidad prestable queda muy reducida, además tienen miedo a que salgan todos de improviso ante un adverso resultado en las elecciones

Los bancos, además, tienen un costo adicional porque esos dólares no caben en sus bóvedas y le alquilan a Prosegur las de Ezeiza quien les cobra 0,05% anual, más el transporte, para mantenerlos en custodia.

Esos dólares en otras circunstancias no los guardaría Prosegur, sino estarían en cajas de seguridad y los bancos tendrían un ingreso adicional por el alquiler.

La fantasía de la gente, cada vez que ve pasar un camión amarillo con rumbo a Ezeiza, es la de una fuga de dólares, cuando en realidad van a un depósito privado donde son acondicionados para evitar su deterioro.

Cabe recordar que, en Ciudad del Este, Paraguay, en abril de 2017, una banda brasileña de más de 30 hombres con entrenamiento de comandos asaltó uno de estos depósitos de Prosegur utilizando explosivos y quemaron 15 autos. La cantidad que robaron nunca se dio a conocer, pero se estimó en más de USD 40 millones, aunque después oficialmente admitieron 8 millones.

Solo en la Argentina sucede esto, porque en el mundo donde no hay inflación el billete no tiene aplicación. Los pagos y cobros se hacen electrónicamente.

Por Luis Beldi