Por la baja de copartipación porteña Larreta sigue negociando.

Por la baja de copartipación porteña que hará el Gobierno nacional Larreta sigue negociando. Pese a que no tenían claro que se iba a anunciar la decisión, en el entorno del mandatario porteño plantearon que continuarán dialogando hasta cerrar un número menor de recorte. Está previsto para esta semana otra reunión entre Larreta y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro. La idea de que no es momento de ir al choque contra el gobierno de Alberto Fernández y buscar negociar compensaciones por otras vías a la baja de coparticipación.

El primero en intentar bajarle el tono al tema fue el presidente: “Está todo bien con la Ciudad. Estamos conversando. Todos saben que tenemos que ajustar y ordenar cuentas, ya lo hablé con el jefe de Gobierno”, advirtió Fernández la semana pasada ante la prensa acreditada en Casa Rosada. Además de las charlas del presidente, ya existían conversaciones con el ministro del Interior y, desde el área económica, del ministro de Hacienda porteño, Martín Mura, con la secretaria de Provincias, Silvina Batakis. Ninguna de las negociaciones está cerrada.

Desde el PRO, las estrategias se dividieron. Patricia Bullrich salió a la carga: “El traspaso de funciones es con recursos. Cambiar las reglas de juego y sacarle la coparticipación a CABA cuando presta el servicio de Policía es una clara extorsion. Vuelven al látigo y la billetera contra las provincias y CABA. #NovuelvenMejores “, fue el tweet incendiario que eligió la ex ministra de Seguridad al recibir la noticia.

Expresó Larreta: “Quiero ratificar una vez más mi vocación de seguir manteniendo un diálogo constructivo e institucional con el Gobierno nacional”, afirmó, a contramano de Bullrich. “Vamos a seguir avanzando en este sentido para encontrar entre todos la mejor forma de trabajar por el bien común de los argentinos”.

En la Ciudad, descuentan que van a perder ese punto de coparticipación -unos 30 mil millones de pesos- y lo que buscan es recibir compensaciones por otras vías (por ejemplo, a través de la obra pública). El objetivo es terminar reduciendo esa pérdida para la Ciudad lo más que se pueda. Entre los argumentos que usan, está el dinero que cuesta la seguridad porteña -desde 2016 enteramente a cargo del distrito- como el aporte que hace la Ciudad a las arcas nacionales: entre el 22 y el 25 por ciento de IVA y Ganancias. Esto último lo repiten una y otra vez en la sede de Parque Patricios. En Nación, advierten que con el freno por un año al Pacto Fiscal firmado con Macri ya recuperan más de la mitad de lo que perderán por coparticipación. También que dieron marcha atrás con el traspaso de Edesur y Edenor. En contraposición, desde la Ciudad recuerdan que frenaron aumentos de tarifas. Como se ve, son posiciones que se usan en el tira y afloje de una negociación entre Ciudad y Nación, por ahora lejos de la hipótesis rupturista de Bullrich-Macri.

Fuente: Página 12