Panza, CFO del BST: “Los clientes priorizan el desendeudamiento”

El Banco de Servicios y Transacciones (BST) está virando sus 33 sucursales a atender al mercado corporativo. Su CFO, Mauricio Panza, conversó con BANK MAGAZINE sobre cómo es esta transformación está influyendo en su cartera crediticia y qué hacen las empresas en el manejo de sus finanzas en medio de la crisis económica.

Por Mariano Jaimovich

-¿Qué objetivos se propusieron cumplir este año?

-Durante el año pasado se inició un proceso de cambio estratégico muy importante: se finalizó con la transferencia de 33 sucursales, que estaban orientadas principalmente al negocio de consumo. Por lo tanto, el objetivo para el presente año es consolidar la transformación hacia un banco corporativo monocasa.

-¿Qué particularidades están observando en los clientes respecto a sus preferencias financieras?

“El objetivo para el presente año es consolidar la transformación hacia un banco corporativo monocasa.”

-Al orientarnos al segmento corporativo, que es con el que tenemos mayor interacción, están aquellos que tienen la posibilidad de estar afuera del riesgo argentino, y aquellos que no. La incertidumbre del proceso eleccionario genera en los primeros un posicionamiento en riesgo no-argentino, y los segundos, que prefieren instrumentos de corto plazo, con cobertura frente a la inflación y/o frente a la volatilidad de la tasa de política monetaria.

-Aquellos que suelen tomar deuda para financiar sus consumos o productividad, ¿qué tipo de elecciones financieras están realizando en este momento?

-Observamos que con los actuales niveles de tasas y actividad los clientes corporativos, en la medida de lo posible, intentan reducir al máximo los niveles de inventarios y endeudamiento. Esto se ve claramente reflejado en la caída del crédito a nivel global. En sí, el mercado de emisiones corporativo se redujo fuertemente desde el inicio de la crisis durante el año pasado. En este contexto, las compañías principalmente se han abstenido de participar para no convalidar tasas demasiado onerosas. Y el segmento Pyme mantuvo algo de actividad dado la demanda por parte de las empresas de seguros por los cambios regulatorios recientes.

Y aquellos que ahorran en el sistema bancario, ¿qué están haciendo con sus ahorros?

-En el segmento corporativo los clientes priorizan el desendeudamiento. Aquellos que tienen la fortuna de no tener deudas hoy priorizan inversiones en Letes en dólares de corto plazo, esperando a ver cómo se desarrollan los acontecimientos en los próximos meses. Respecto al ahorro minorista, si bien en nuestro caso es residual, aún no vemos una dolarización de plazos fijos. Creemos que, con la definición de los candidatos, es probable que comience este proceso.

-¿Qué cambios están notando tanto en las personas como en empresas en cuanto a las decisiones sobre sus fondos disponibles?

-En este punto creo que debemos diferenciar el capital de trabajo de las reservas permanentes. Para el capital de trabajo las tasas en pesos se mantienen atractivas, en el caso de excedentes permanentes vemos cierto flujo de salida del riesgo argentino. Esto se ve reflejado en el crecimiento de los Fondos Comunes de Inversión de Latinoamérica.

-¿Cómo influye la volatilidad del dólar en las colocaciones en pesos y en moneda estadounidense?

-No vemos una caída de los volúmenes de los plazos fijos en dólares. Por el contrario, parte de la dolarización puede ir hacia este producto. Adicionalmente, se evidenció un crecimiento importante en los depósitos en dólares por la cobranza del cupón del Bonar 2024. A diferencia de otras crisis, el sistema bancario está muy líquido y sin descalces de monedas por lo que no vemos una salida de depósitos en moneda estadounidense como sucedió en otras oportunidades.  En el segmento corporativo, las compras están orientadas al pago de importaciones, repago de deuda, entre otros.

-¿Cómo está impactando en el sistema el actual nivel elevado de las tasas de interés?

-El principal efecto es una fuerte retracción en la demanda por parte de los clientes y una mayor selectividad en los créditos, consecuencia de la dinámica actual.

-¿Por qué sube más la tasa de los créditos y tarda más en incrementarse la de los plazos fijos?

-Es un efecto que se dio en un comienzo por cierta segmentación del mercado. En las últimas semanas la tasa BADLAR tuvo un incremento importante, por lo cual, entendemos que este efecto se está diluyendo. Adicionalmente, un incremento de la morosidad ha generado cautela en los bancos que exigen un premio mayor por riesgo de crédito.

-¿Cómo los impacta las últimas medidas del Banco Central en cuanto a que los clientes puedan colocar su dinero en otras entidades que les ofrezcan mejor renta?

-Es bienvenida la competencia y, en nuestro caso, es un producto que estamos analizando, ya que permite a un banco como el nuestro, monocasa, poder llegar a un universo de depositantes que de otra manera serían de muy difícil acceso.

-Comentaba antes que la liquidez del sistema es elevada, ¿qué evaluación realiza?

-La liquidez del sistema financiero es altísima. Los bancos tienen gran porcentaje de sus carteras invertidas en Leliqs con plazos promedios de 3 días.

-¿De qué manera los impacta el nivel de mora de los clientes?

-Existen casos puntuales en algunos sectores que afectaron al sistema, pero entendemos que los ratios de coberturas de las previsiones son suficientes. Como mencioné anteriormente, la principal consecuencia es que los bancos están más cautelosos en el otorgamiento de crédito. Para algunas industrias en particular se cerró mucho el crédito y para otras sube el costo para cubrir el riesgo crediticio.

-El mercado bancario es cada vez más competitivo, ¿en qué aspectos están haciendo foco para diferenciarse?

-Entendemos que, luego de que se despejen las dudas respecto al escenario político, existe una gran cantidad de operaciones de mercado de capitales pendiente de ejecutarse. En este segmento, en el cual el BST tiene amplia trayectoria, creemos que tendremos un fuerte incremento de actividad durante el próximo año, como así también demanda de crédito para inversiones que hoy están demoradas.

-¿Considera que el Banco Central modificará el nivel de los encajes?

-No vemos cambios en la política de encajes en el corto plazo.

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país?

-La coyuntura es de una gran incertidumbre, alimentada por la significativa diferencia entre las alternativas políticas, lo cual dificulta cualquier decisión estratégica o de inversión a mediano plazo.-