Hay más cuentapropistas y empleados “en negro”

Por la recesión y la caída real de los salarios, crecieron los puestos de trabajo de los asalariados “en negro” y el de los cuentapropistas también informales. A su vez, retrocedieron

los puestos laborales de los asalariados que trabajan “en blanco” y aumentó el número de desocupados. Y cayó 3 puntos (del 51,3 al 48,3%) la participación de los ingresos de los asalariados en el valor total de la producción.

Estas conclusiones surgen de los datos del primer trimestre de 2019 difundidos por el INDEC.

El mapa ocupacional muestra que sobre 20.681.000 puestos de trabajo:

  • 10.711.000estaban ocupados por asalariados formales (privados y públicos): son 105.000 menos que un año atrás.
  • 4.787.000por asalariados no registrados: son 115.000 más.
  • 5.184.000 por cuentapropistas: 176.000 más que en el primer trimestre de 2018.

De los datos del INDEC comparados con los de la Seguridad Social, se desprende que la mitad de los cuentapropistas y autónomos no están registrados, lo que eleva a casi 8 millones los asalariados y cuentapropistas informales o no registrados.

El mayor incremento del número de puestos de trabajos se concentra entre los cuentapropistas y de asalariados informales, y es por la necesidad de muchos hogares de compensar la reducción de los ingresos familiares con un segundo empleo o con el trabajo de otro miembro de la familia. Por ese motivo también creció el número de subocupados (gente que trabaja en “changas” o por pocas horas).

En tanto, los mayores puestos asalariados no registrados se concentran entre el personal doméstico (1.225.000), el comercio (684.000), construcción (484.000), agricultura y ganadería (492.000), servicios sociales y salud privados (295.000), transporte y comunicaciones (278.000), y hoteles y restaurantes (238.000).

Además, construcción, personal doméstico y agricultura y ganadería tienen más puestos laborales de asalariados “en negro” que “en blanco”.

Entre el personal doméstico, el 70,7% no está registrado. En agricultura y ganadería, el 58%. En la construcción, el 52,5%.

El INDEC aclara que el número de puestos de trabajo es mayor al de los ocupados porque “las personas pueden tener más de una fuente de ingresos por concepto de empleo, bien porque trabajan para más de un empleador o, porque además de trabajar para uno o más empleadores, trabajan por cuenta propia”.

Así, “el número de puestos de trabajo en la economía supera al número de personas empleadas en la medida en que algunos asalariados tengan más de una ocupación”, sostiene el organismo.