Viglianco, CEO de Interbanking: “Queremos participar activamente de la revolución digital”

Interbanking un proveedor tecnológico de servicios transaccionales para bancos de todo tipo, es decir, tanto digitales como tradicionales, desde hace 30 años. Su rol es intermediar en servicios financieros y quiere jugar un papel fundamental en el ecosistema de pagos del futuro. Atiende a 56 bancos y más de 194 mil clientes. BANK Magazine dialogó con el CEO de esta empresa sobre el repunte del sector digital Diego Viglianco.

Por Mariano Jaimovic

-¿Qué perspectivas tiene Interbanking para este año? 
Este es el año del cambio porque tenemos la expectativa de expandir nuestra oferta de valor y ampliar nuestra base de clientes. Somos muy sólidos en cuanto a los productos que ofrecemos actualmente pero estamos convencidos que podemos hacer muchas cosas más para satisfacer las demandas de clientes existentes y de aquellos que aún no tienen relación con nosotros. Este año estamos abocados a prepararnos para enfrentar el 2020 de una manera totalmente distinta, enfocados en propuestas digitales acordes a las nuevas necesidades y, sobre todo, nuevos jugadores del ecosistema de pagos. Estamos en plena revisión de nuestras capacidades para “aggiornarnos” a un mundo desafiante y de mucho vértigo. Quienes nos conocen valoran nuestros productos y servicios. Queremos participar activamente de la revolución digital.

-¿En qué servicios se enfocan?
-Nosotros somos un proveedor de servicios para bancos de todo tipo, es decir, tanto digitales como tradicionales. El enfoque particular que tendremos de ahora en más (y solo como un ejemplo) es el de proveer también nuestros servicios a través de APIs. El Time to Market es vertiginoso y debemos estar a la altura de las necesidades de todos nuestros clientes.

Viglianco, CEO de Interbanking: “Queremos participar activamente de la revolución digital”

¿Por qué buscan cambiar el paradigma de atención del sector? 
-Por el dinamismo que requieren nuestros clientes y la nueva coyuntura. Las necesidades de los bancos actuales son muy distintas a las de antaño. La competencia es alta y tenemos que estar a la altura de dichas necesidades, y ni hablar que la nueva generación de clientes bancarios tiene necesidades diferentes a las tradicionales.

-¿Qué objetivos se propusieron a cumplir este año pese a la crisis? 
-Reforzar y ampliar la oferta actual de productos y servicios y darnos a conocer a más potenciales clientes, trabajando fuertemente sobre nuestra gente y nuestros “assets”. Como mencionaba antes, la digitalización, el OpenBanking, el IoT, entre otros, son temas de los que no podemos estar ajenos. Es por ello que hemos iniciado esta profunda transformación con una mira a tener un plan estratégico de aquí a 3 a 5 años, acompañando los cambios que continuarán sucediendo en el ecosistema de pagos. Además de esto, acompañaremos al BCRA en todo lo referente a futuras normativas que le faciliten la vida a la gente y que generen más inclusión financiera.

-¿Cuáles son sus planes de crecimiento y consolidación?
 
-Los planes de crecimiento están siendo elaborados en este mismo momento. Los tiempos han cambiado y han aparecido nuevos jugadores y nuevas regulaciones que flexibilizan el acceso a la información. En base a dichos cambios es que estamos reestructurando la compañía, para poder ayudar a establecer las relaciones necesarias entre todos los participantes del sistema financiero. Estaremos relacionados con jugadores tradicionales y con fintechs. Además, seguimos muy de cerca lo que pasa en el mundo (por ejemplo, todo lo relacionado con el PSD2 de Europa) y nos preparamos para estar a la altura. Tenemos un rol muy importante en la intermediación de servicios financieros y estamos convencidos que jugaremos un papel fundamental en el ecosistema de pagos del futuro.

-¿Qué otras novedades se destacan en este proceso de transformación?

Este año estamos apoyando fuertemente la iniciativa de E-Check sobre la cual continuaremos expandiendo nuestra oferta de acá a fin de año. También estamos revisando nuestro portfolio actual de productos y servicios para adaptarlo a las nuevas demandas de nuestros clientes (portal de APIs, eliminación de fricción en la utilización de los mismos, mejor usabilidad, digitalización de nuestra oferta existente, etcétera), así como también la creación de nuevas capacidades que daremos a conocer muy pronto. 

-El mercado bancario es cada vez más competitivo en todo formato, ¿en qué aspectos están haciendo foco para diferenciarse del resto del sector? 
Más que diferenciarnos, lo que queremos hacer es trabajar junto a esos nuevos actores generando sinergia dentro del ecosistema. Interbanking es una fintech que agilizará muchas de las nuevas necesidades. La creciente competencia, además de desafíos, genera oportunidades de colaboración que hasta ahora no habían sido exploradas. Estamos analizando las fortalezas y debilidades de cada jugador (local e internacional) para poder así encontrar oportunidades de expansión. Nosotros tenemos capacidades únicas que, por ejemplo, muchas fintechs necesitan. Y eso nos permite a todos expandir la torta en vez de canibalizarnos. Aún hay mucho espacio para ofrecer este tipo de servicios.

-¿Qué desafíos y obstáculos tiene por delante el sector bancario? 
El segmento de clientes al que apuntamos es muy distinto del que hoy atienden los bancos tradicionales. Las necesidades básicas siguen estando pero la manera de relacionarse requiere un dinamismo extra que no es para cualquiera. El desafío que veo es que dichos bancos atiendan esas necesidades y puedan seguir teniendo la agilidad para la cual fueron creados. En cuanto a obstáculos, el principal es conseguir una masa crítica que les permita seguir creciendo. Y para ello estamos precisamente también nosotros. Nuestro camino de transformación digital se entrecruza con el de los nuevos bancos digitales.

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país? 
-Claramente, es un momento de transición. Y dentro de todas las transiciones hay desafíos y oportunidades. En lo relacionado a la industria en la que nos movemos, veo principalmente oportunidades. Hay movimientos y tendencias (como, por ejemplo, todo lo relacionado con la revolución Fintech, la inclusión financiera, el desarrollo de la competencia, etc), que van a continuar pase lo que pase. Puede cambiar la cadencia del cambio pero es inevitable. Y es en este tipo de coyunturas que hay que estar bien alertas para detectar las oportunidades. 

-¿Cómo se adaptan al año electoral y a la crisis económica? 
-Nuestra compañía tiene que continuar dando el servicio independientemente de lo que suceda. Somos un aliado clave para el desempeño normal de nuestros clientes, y es por ellos que no vemos que esta coyuntura nos vaya a afectar. Lo más importante es que sigamos siendo muy sólidos en la provisión de nuestros servicios y que no seamos parte del problema, sino de la solución en la operación diaria y en colaborar con los planes a futuro de nuestros clientes.-