Turquía apuntala reservas con préstamos a corto plazo y preocupa al mercado

El uso de ‘swaps’ para aumentar las arcas, alimenta el temor en el mercado sobre la capacidad de defender la lira

El Banco Central de Turquía reforzó sus reservas de moneda extranjera con miles de millones de dólares de dinero prestado a corto plazo.

Automáticamente despertó temor entre los analistas e inversores, acerca de si ese país está exagerando su capacidad de defenderse, ante una nueva crisis de la lira.

Las reservas netas de divisas informadas por el banco central ascendieron a $ 28,100 millones a principios de abril, una suma que los inversores ya consideraban inadecuada debido a la gran necesidad de dólares de Turquía para cubrir la deuda y el comercio exterior.

Además, este total se vió incrementado por un aumento inusual en el uso de préstamos a corto plazo, o swaps, desde el 25 de marzo. Excluyendo esos swaps, el total es inferior a $ 16 mil millones.

Los analistas e inversores, -que ya están preocupados por poner dinero para trabajar en Turquía dada la dirección de la política económica bajo la presidencia de Erdogan-, están preocupados porque el estado de las defensas financieras deja al país mal parado para hacer frente a cualquier posible crisis del mercado.

Financial Times, publica en sue dición de este jueves, que el banco central turco, reconoció públicamente por primera vez que el uso de swaps de moneda “puede impactar las cifras de reserva”, pero dijo que su método para contabilizarlas está en “pleno cumplimiento de las normas internacionales” .

Sin embargo, algunos observadores del mercado se mostraron incómodos. “No creo que sean operaciones convencionales y que sean del todo transparentes”, dijo Julian Rimmer, un operador de mercados emergentes de Investec Bank.

Un ex alto funcionario del banco central de Turquía, que no quiso ser nombrado, dijo que los dólares adicionales habían sido prestados, no ganados. “Este no es un enfoque ortodoxo para la acumulación de reservas del banco central”.

La moneda cayó brevemente a fines del mes pasado debido a las preocupaciones sobre una fuerte caída en las reservas extranjeras, en un eco de la crisis que azotó a la lira el verano pasado y provocó una explosión de inflación y la primera recesión en una década.

Las cifras de la reserva del banco eventualmente comenzaron a subir nuevamente. Pero el análisis realizado por el FT plantea preguntas sobre esa recuperación.

El endeudamiento a corto plazo del banco central alcanzó los $ 13 mil millones hasta el 8 de abril, un fuerte aumento desde el 1 de enero hasta el 25 de marzo, cuando el endeudamiento nunca superó los $ 500 millones, según las cifras del banco central disponibles a través del servicio de datos Bloomberg. Ha tomado prestado el dinero de los bancos de Turquía, que están llenos de dólares luego de que individuos y compañías acudieran a las monedas fuertes como refugio.

“Hay una inquietud general acerca de lo que está sucediendo tras bambalinas”, dijo Tim Ash, estratega de mercados emergentes de BlueBay Asset Management. La falta de transparencia está “minando la frágil credibilidad del banco central”, advirtió.

En su respuesta al FT, el banco central de Turquía, confirmó que los dólares tomados en préstamo en la primera parte de estas transacciones se agregan al balance general. La obligación de reembolsar posteriormente los dólares se registra como una “partida fuera de balance”.

El uso de swaps ha agudizado los temores que comenzaron a acumularse el mes pasado de que el banco estaba consumiendo su moneda fuerte para mantener estable a la lira en el período previo a las elecciones locales del 31 de marzo.

El impacto de las transacciones de swaps se ilustra más vívidamente en el balance diario del banco central, que contiene cifras de activos y pasivos extranjeros que los analistas han analizado intensamente en las últimas semanas.

Los activos externos netos, calculados restando los pasivos externos del banco de sus activos y convirtiéndolos en dólares, han aumentado y disminuido en paralelo con el monto tomado a través de swaps. La cifra de activos extranjeros netos, un proxy de las defensas financieras del país, se desplomó en $ 9,4 mil millones entre el 6 de marzo y el 22 de marzo a $ 19,5 mil millones, el nivel más bajo en dólares estadounidenses desde 2007.
Para el 5 de abril, la cifra se había recuperado a $ 23,6 billones, impulsada por un aumento en los swaps. Excluyendo los swaps, los activos extranjeros netos han permanecido en menos de $ 11,5 mil millones durante todo el mes de abril, en comparación con los $ 28,7 mil millones a principios de marzo en la misma base.

Si bien el banco central dijo que sus pasos estaban de acuerdo con las normas internacionales, algunos analistas e inversionistas dicen que estas tácticas corren el riesgo de socavar su credibilidad.

El banco central sugirió que los analistas se equivocaron al centrarse en una cifra neta de reservas internacionales que se publica una vez por semana. Destacó que las medidas de adecuación de reservas internacionales utilizaban cifras brutas para probar la preparación de un país. Las reservas brutas de divisas de Turquía alcanzaron los $ 77 mil millones en la primera semana de abril.

Para Ash en BlueBay, la conclusión “es que no tienen suficiente, ya sea neta o bruta; todos en el mercado saben que Turquía no tiene suficientes reservas de moneda extranjera para montar una defensa sostenida y creíble de la lira”.

Con información de Financial Times