Pehuenia, una aldea de montaña mapuche

Un puñado de cabañas y hosterías construidas en piedra y madera sobresalen en medio de un paisaje blanco que corta el aliento. Pertenecen a la neuquina Villa Pehuenia, una pequeña península donde hace menos de dos décadas sólo llegaban pescadores de trucha a probar suerte en los lagos Aluminé y Moquehue.

A lo lejos se observa el volcán Batea Mahuida ya nevado y a la espera de familias ansiosas por disfrutar la temporada de invierno en uno de los parques de nieve más importantes del país que administra la comunidad mapuche.

Hoy la villa mantiene la tranquilidad de hace dos décadas. Siempre hay espacio para organizar una excursión. Caminar es una posibilidad. Porque salir a recorrer la villa implica sumergirse en paisajes inimaginados entre bosques y cascadas, hasta llegar a la unión de los dos lagos principales.

En vehículo el abanico se amplía. En 4×4, una buena alternativa es serpentear la zona del volcán Batea Mahuida y trepar hasta su cima, desde donde se obtiene la mejor vista de los volcanes Lanín, Villarrica, Llaima y Llonquimay. Otra opción es salir a recorrer el Paraje la Angostura y sus cinco lagunas. O llegar hasta el Paso del Arco, antiguo paso a Chile (ya desactivado), por un camino de arena volcánica, tierra y ripio.

 

Fuente: ambito.com