Para volver a escribir

«Por favor, ¡dibújame un cordero!». Este es el original pedido que le hace un principito a un piloto perdido en el Sáhara, cuando se topa con él. Así comienza una de las amistades más extraordinarias de la literatura. Tras tres intentos infructuosos de dibujar un cordero, el frustrado aviador esboza una simple caja y afirma que el animal está dentro. Sin embargo, al Principito le gusta el dibujo.

Montblanc con su colección Le Petit Prince, renueva la sorpresa y la mirada fresca de los niños respecto del mundo, tal como la obra maestra de Antoine de Saint-Exupéry, “El Principito”, editada en 1943.

Montblanc recrea artículos de escritura con bellos grabados donde aparecen frases e ilustraciones del libro.

“Cuando uno piensa en El Principito aparecen las palabras imaginación y creatividad, dos conceptos muy importantes para Montblanc”, explica Nicolas Baretzki, CEO de la firma alemana.”Queríamos lanzar un producto nuevo que simbolizase la importancia de transmitir los valores humanos de la creatividad, la imaginación y el arte de regalar y transmitir, y El Principito transmite exactamente eso”.

La firma sostiene en el mercado la edición especial de la Montblanc Meisterstück, junto a una serie de accesorios inspirados en la famosa novela de Antoine de Saint-Exupéry.

La colección lleva dos años en el mercado, desde su lanzamiento en 2018 mantiene vigente una selección de accesorios para hombre, entre los que se incluyen un par de gemelos redondos de acero con laca en azul oscuro y el diseño de una cara de zorro en el centro, una pinza para billetes de acero y laca azul y una contemporánea pulsera de cuero trenzado para hombre con cierre de acero decorado con una estrella amarilla.

Pulsera de cuero teñido en azul, tejida, para vuelo nocturno. (us$245.93)

Dibujos originales

La historia entre un piloto – misma profesión del escritor – y un príncipe de un planeta lejano que en un fortuito encuentro exploran temas como la imaginación, la apertura de mente y el valor de las relaciones humanas, es la trama de El Principito, traducido a más 250 idiomas desde su publicación en 1943. Las transcripciones originales realizadas a mano por el mismo escritor están actualmente en la ciudad de Nueva York, residencia del francés durante los inicios de la II Guerra Mundial, y ciudad a la que nunca volvió.

“El Principito” y las lecciones de vida de sua utor, inspiran una colección exquisita de Montblanc

Trazados a mano de sus dibujos originales, bocetos de las primeras ideas y personajes pintados en servilletas y retazos de sus días en esta ciudad pueden verse en la Biblioteca Morgan, un paraíso para los coleccionistas de libros en los que se puede incluso disfrutar de las tres primeras Biblias impresas con la imprenta de Gutenberg.