Las fuertes caídas vuelven a Wall Street por el miedo al coronavirus

Wall Street registra caídas superiores al 2% tras el cierre mixto del miércoles y las fuertes pérdidas superiores al 6% registradas en las dos primeras sesiones de la semana. La expansión del coronavirus a multitud de países anticipa que su impacto económico será mayor de lo inicialmente estimado, lo que está provocando una huída de los inversores de la renta variable hacia activos más seguros como los bonos y el oro.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha insistido este miércoles en que el riesgo de coronavirus en el país norteamericano es “muy bajo” y ha anunciado que ha colocado al vicepresidente, Mike Pence, al frente de la gestión para abordar el brote.

Sin, por primera vez este jueves los casos reportados fuera de la China continental superan a los nuevos infectados dentro de las fronteras del país asiático, según ha reportado la Organización Mundial de la Salud. Esto marca un significativo punto de inflexión en la propagación global de la enfermedad.

Una de las últimas compañías en lanzar un profit warning sobre sus resultados ha sido Microsoft, que anoche confirmó que sus cifras se verán afectados por esta crisis sanitaria.

“La epidemia presenta claramente riesgos para los inversores en renta variable. Tendrá un impacto negativo en el crecimiento económico a corto plazo, y las empresas más cíclicas y apalancadas podrían enfrentarse a una mayor presión que las que tienen un crecimiento de las ganancias impulsado por factores estructurales”, afirman los expertos de Vontobel AM.

Sin embargo, añaden que “la volatilidad resultante de los acontecimientos exógenos puede crear oportunidades para los inversores a largo plazo“. Su estrategia es enfocarse en el “crecimiento de calidad, que se basa en la posesión de compañías que pueden soportar entornos difíciles y prosperar en ciclos económicos completos”.

No obstante, el mercado teme ya que las medidas que puedan adoptar el Banco Central Europeo (BCE) o la Reserva Federal estadounidense (Fed) no sean suficientes como antídoto ante el brote, que cada vez se extiende a más países.

A nivel económico, el Producto Interior Bruto (PIB) de EEUU se situó en el 2,1% en 2019, según los datos publicados este jueves, lo que supone que el crecimiento económico se ha mantenido pese a que el gasto de los consumidores se redujo durante el año pasado.

Los datos coinciden con la estimación anterior y están en línea con las expectativas del mercado. Sin embargo, lo que realmente interesa a los inversores es conocer cuál será el impacto del coronavirus en la economía americana y global, tanto en el primer trimestre como durante 2020.

El S&P 500 ya ha perdido 1,7 billones de dólares en las sesiones del lunes y el martes con el VIX en los 28,4 puntos este miércoles, cerca de sus máximos alcanzados en diciembre de 2018. “Los inversores necesitan estar preparados para el riesgo de esta corrección y no debería ser una sorpresa”, sostienen desde Capital Group.

En otros mercados, el petróleo West Texas cae casi un 5%, hasta 46,40 dólares, mientras el mercado sigue descontando una menor demanda mundial debido al coronavirus. Por su parte, la onza de oro sube un 0,7%, hasta 1.655 dólares, tras marcar este lunes máximos de siete años cerca de 1.700 dólares.

Además, la rentabilidad del bono americano a 10 años ha marcado un nuevo mínimo histórico en el 1,26%. Por último, el euro se aprecia un 0,9% y se cambia a 1,0977 dólares, tras marcar recientemente mínimos de tres años en $1,0775.

Al otro lado del Atlántico, el Ibex cede más de un 3% conforme el coronavirus se extiende por el mundo. En Asia, el Nikkei ha liderado las caídas dejándose otro 2% y ante el inmovilismo del banco central surcoreano, que mantiene los tipos sin cambios.

Fuente: Bolsamanía