El oficialismo consiguió quórum, pero Juntos se retiró con denuncia

El interbloque de Juntos por el Cambio se retiró de la sesión especial de la Cámara de Diputados en la que se trata la ley de reforma de las jubilaciones de privilegio, luego de denunciar anomalías en la conformación del quórum por la participación del designado embajador en Brasil, Daniel Scioli.

El jefe del interbloque, Mario Negri, denunció que el quórum era inválido por la presencia de Daniel Scioli, que “es parte del Poder Ejecutivo”, y anunció que “presentará una demanda en la Justicia para declarar inválida la sesión”.

El oficialismo consiguió reunir el quórum con el acompañamiento de los diputados de los bloques de Unidad Federal y de la izquierda.

La polémica comenzó porque, cuando faltaba un minuto para que se cumplan los 45 de tolerancia máxima, el oficialismo consiguió quórum con lo justo: 129 diputados presentes. Entre ellos estaba sentado el embajador en Brasil, Daniel Scioli​. Desde la oposición denunciaron que esa “anormalidad” tornaba “inválida” la sesión y abandonaron el recinto.

La posición de la UCR

Los diputados nacionales Luis Petri y Mario Negri, ambos de Juntos por el Cambio, sostuvieron que la “verdadera intención” del Gobierno al pretender reformar las jubilaciones de privilegio de los jueces es “desalojar al Poder Judicial”.

Así lo sostuvo Petri en declaraciones a Télam, mientras que Negri -presidente del Bloque UCR y del Interbloque Juntos por el Cambio- aseveró que “hay por lo menos una clara intención” en la dirección de poner jueces afines, en diálogo con radio La Red.

Petri explicó que la decisión del bloque de no dar quórum “se tomó porque el oficialismo no apoyó la cláusula de garantía respecto de los jueces que están en condiciones de jubilarse”.

Este miércoles, en medio de las negociaciones parlamentarias del proyecto, la oposición pidió introducir una cláusula para que los jueces que están en condiciones de jubilarse puedan hacerlo por la ley vigente y no por lo que marca el proyecto en debate, lo que fue rechazado por el oficialismo.

“Esto demuestra que la verdadera intención del Poder Ejecutivo es desalojar al Poder Judicial y tomarlo por asalto para sustituir a no menos del 25% de los cargos”, explicó Petri.

En tanto, Negri sostuvo -en declaraciones a La Red- que lo que le preocupa es “el vacío de poder que se pueda producir”, y agregó: “Cada día que pasa tengo mayor preocupación de lo que está sucediendo, porque no sé cuál es la razón de armar una agenda de incertidumbre institucional como la que ha ido armando el gobierno”.

Con información de Télam