El campo cuestiona la vuelta a retenciones y cambios impositivos

El Gobierno trabaja en un esquema de derechos de exportación no solo para el campo, sino también para la industria y la minería. Analiza cambios en turismo y también algún posible nuevo blanqueo.

Una pausa en la baja de retenciones apara todas las expertaciones, pero específicamente a los productos del agro, cosecha coincidencias entre los analistas económicos, en que sería una medida que oxigenaría la permanente necesidad de ingresos del Gobierno, que se prepara para achicar todavía más el déficit fiscal, por debajo del 1,3%. Quedan 0,2 puntos para aplicar al gasto social, una cláusula que se incluyó en el acuerdo original por si la situación empeoraba. En su comunicado del jueves la propia Christina Lagarde, directora del FMI, reconoció que el cuadro argentino resultó peor a lo previsto.

Por su parte, entidades del agro de la Mesa de Enlace expresaron su malestar por la posibilidad de que el Gobierno suspenda la baja de las retenciones al grano de soja, que viene reduciéndose un 0,5% por mes y a partir de hoy tendrá una tasa del 25,5 por ciento; a lo que se suma la posibilidad de que se reimplantarían derechos de exportaciones al trigo y el maíz, eliminados en diciembre de 2015.

Hace quince días, el Gobierno suspendió por seis meses la baja de las retenciones a la harina y el aceite de soja, además de quitar un diferencial del 3% que ambos subproductos tenían con el grano de soja.

“Sería una mala señal”, dijo Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), sobre la eventual suspensión de la baja de las retenciones para el grano de soja. Para el dirigente, “ya se probó y no funcionó” con la aplicación de retenciones. “Acá hace falta oferta de dólares aumentando las exportaciones, no un desaliento”, agregó el ruralista.

Pelegrina señaló que se mantiene en contacto con sus pares por este tema. Destacó que el sector ya viene realizando una contribución al país. Desde 2002, cuando se reimplantaron las retenciones, el agro ya aportó por este concepto más de US$100.000 millones.

“Insistimos que el campo ya está contribuyendo y mucho. El Presidente lo tiene absolutamente claro y que el rumbo es este, sin retenciones”, dijo Pelegrina.

Desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, presidente de la entidad, afirmó que el sector “vería mal” un cambio en las retenciones y calificó cualquier cambio de “discriminatorio” si la medida es solo para el sector agropecuario. “Hay que ver el esfuerzo nuestro y el que hacen los demás”, indicó el ruralista de CRA. Agregó que tras el movimiento con el dólar “todo está parado”.

Para Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, suspender la baja de las retenciones “no es una buena noticia”. De todos modos, señaló que hay que estar “pacientes y tranquilos” en el momento actual. “Hay que analizar el contexto, pero en principio estamos en desacuerdo; sería una nueva contradicción”, apuntó. Iannizzotto dijo que ve medidas “inconexas” porque, mientras reflotan los rumores sobre las retenciones, ayer el jefe de Gabinete Marcos Peña habló de bajar el gasto y no de incrementar la carga tributaria.

Fuentes: Pertfil, Clarín, La Nación