La justicia de Nueva York falló en favor de Mendoza por la deuda de un bonista

(La Nación) – La justicia de Nueva York desestimó un reclamo de un bonista contra la provincia de Mendoza, según surgió  de la sentencia del juez Víctor Marrero, en contra del demandante Moshe Marcel Ajdler.

Ajdler no había aceptado ingresar al canje que Mendoza realizó en 2004, pero cuya oferta siguió en pie hasta 2007.
Mendoza tenía un bono que vencía en 2002 y el otro en 2007, que se reprogramó en 2004.
Sobre US$ 250 millones del bono original emitido en 1997, a la reestructuración unos 230 millones de dólares. El bonista, que primero reclamó US$ 30 millones y luego US$ 3 millones, aseguraba contar con una tenencia original de 7 millones de dólares.
A principios de este año, Ajdler decidió encarar una demanda en base al criterio de “pari passu”, de trato igualitario entre los acreedores, que el magistrado de Nueva York desestimó, en base a los argumentos presentados por los abogados que representaron a Mendoza, de los estudios Cleary y de Cabanellas Etchebarne Kelly y Dell Oro Maini Abogados.

 La provincia había desestimado el reclamo por considerar que los bonos que tenía en sus manos Ajdler habían prescripto en 2011 y por falta de mérito en cuanto a la supuesta violación de la cláusula pari passu, que fue utilizada en los principales juicios contra la Argentina, hasta el arreglo ofrecido por el Gobierno a principios del 2016.

Al respecto, el fallo cita dos antecedentes: NML -el fondo buitre de Paul Singer- y White Hawthorne. El primero acordó con el país ante el mediados Dan Pollack y al segundo el juez Thomas Griesa le desestimó una demanda a fines del año pasado, antes de dejar los expedientes del país en manos de otros magistrados.
El analista de Reseach for Traders Sebastián Maril dijo a LA NACION que “este era un caso aislado de un acreedor que no ingresó en la reestructuración de la deuda mendocina y recién este año optó por presentar una demanda contra la Provincia. Los abogados de Mendoza, argumentaron que ya había transcurrido el tiempo estipulado para litigar por bonos defaulteados”.
La sentencia está en sintonía con los últimos fallos de la justicia de los Estados Unidos favorables a la Argentina, luego del default registrado por el kirchnerismo en 2014.