La FED sube tasas, encarece el dinero, pero anticipa un freno en 2019

El Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC) de EEUU subió este miércoles las tasas de interés un cuarto punto hasta un rango objetivo entre el 2,25% y el 2,5%. Por otro lado, las proyecciones reducen a dos, las subas previstas para 2019, un alza menos que las previsiones de septiembre pasado.

También, el pie en el freno, evidencia un enfriamiento de la economía de EEUU, que registrará un crecimiento inferior al pronosticado la anterior reunión. Además, Jerome Powell, presidente de la Fed, ha incidido en que los nuevos datos económicos “conducirán ahora los siguientes movimientos de la política monetaria”.

De este modo, el banco central de EEUU vuelve a elevar el precio del dinero tres meses después de la última subida acordada por el FOMC en septiembre de este año y deja las tasas en máximos desde marzo de 2008. Esta es la novena subida de tipos desde que comenzara el ciclo de alzas en diciembre de 2015, mientras que es la cuarta de este 2018.

Todos los miembros del FOMC votaron a favor de esta suba. La FED concluyó, tras el cónclave celebrado entre el martes y el miércoles, que todavía “algunos incrementos graduales” serán necesarios ante la expansión de la actividad económica y las condiciones del mercado laboral. Pero estas subas tienen el techo más cerca que antes.

Durante la rueda de prensa, Powell reconoció que las previsiones sobre el ritmo de las alzas se redujo “de forma modesta” respecto a anteriores reuniones. Las tasas nominales a corto plazo que dirige la Fed ya tocaron la parte baja del tipo neutral, el consistente con el pleno empleo y una inflación equilibrada. 

Powell reconoció que algunos sucesos “que no se podían prever” están condicionando el crecimiento económico, los precios, y por consiguiente, la inflación. Con estos datos que pueden cambiar en un breve espacio de tiempo la FED tiene que realizar sus previsiones, que ahora son levemente más débiles. 

“Iremos movimiento la política monetaria a medida que vayan apareciendo datos, dejemos que los datos económicos hablen por nosotros”, ha asegurado el presidente de la FED.

La FED levanta el pide del acelerador

Sin embargo, el banco central norteamericano, puso techo a las subas de tasas. Si las previsiones del organismo se cumplen, sólo quedarían tres alzas de 25 puntos básicos (como la de este miércoles) para que los índices toquen techo en el rango del 3 y 3,25% en 2019.

El pie en el freno, de la FED, tiene su fundamento: el crecimiento económico y la inflación no serán tan robustos como se creía.

Los mercados descontaban el movimiento de este miércoles.  Desde 2015, que la FED aplica una suba de tasas en cada reunión de diciembre. Y este diciembre, se preveía que Jerome Powell y el resto de miembros del FOMC, prosiguieran con el endurecimiento de la política monetaria -tal como ya había sido anunciado- para enfriar una economía que usa casi todos sus recursos a pleno rendimiento.

Con la tasa de desempleo en el 3,7% y los salarios creciendo a un ritmo anual que ya supera el 3%, la Fed eleva el precio del dinero en un intento por evitar un recalentamiento de la economía y así prolongar el ciclo expansivo el máximo tiempo posible, sin generar grandes desequilibrios.

Con información de El Economista, España