La Ciudad Luz se renueva sin perder glamour

La capital francesa está en pleno proceso de transformación. Siempre fascinante, brilla entre las principales ciudades del mundo, pero busca seguir a la vanguardia gracias a una serie de proyectos que la renovarán en los próximos años con varios emprendimientos culturales, comerciales y habitacionales.

Para este año y los que le siguen, habrá mucho  más que disfrutar además de sus museos, monumentos y bulevares a la Haussmann. Y en el centro estará como siempre la Torre Eiffel, pero ahora rodeada por un cerco de vidrio de dos metros y medio de altura. El motivo: la preocupación por la seguridad de la “dama de hierro” en tiempos turbulentos de atentados.

El recinto englobará parte de los jardines y complicará un poco a los turistas: porque también quienes quieran simplemente sacarse una foto al pie del monumento tendrán que hacer la cola para los controles de seguridad junto con quienes quieran visitar la torre (al menos sin pagar entrada si no tienen previsto subir).

Además, será pintada nuevamente –como cada siete años– con las 60 toneladas de pintura que requiere habitualmente. Y también cambiará la circulación en torno al monumento: no se podrá acceder más desde los quais ni desde la avenida Gustave Eiffel, sino solo desde los jardines.

Para superar la espera de varios parques que estarán cerrados al publico por obras de remodelacion, se puede conocer FlyView en la Place de l’Opéra: es una nueva atracción de realidad virtual que invita al viajero a “volar” sobre París y sus monumentos gracias a una suerte de “jetpack” (mochila propulsora).

Todo sin sacar los pies del piso: bastará con calzarse  un casco de VR para sumergirse en una mágica vista 2D del ciel de Paris a lo largo de 13 minutos (siempre y cuando se tengan al menos ocho años y 1,20 metro de altura).

La creación de la experiencia llevó tres años de trabajo a un equipo de un centenar de personas, que se manejaron con drones y siete cámaras para generar la vista 360º: en total, 50 simuladores cubrirán un total de 800 metros cuadrados sobre dos pisos para que los visitantes puedan sentir la auténtica sensación de volar sobre la vieja Lutecia.

No falta tanto para que la transformación de la ciudad sea plenamente visible. Además del cerco de vidrio, toda la zona de la Torre Eiffel atraviesa un proceso de modernización que llevará hasta 2024, y la histórica Plaza de la Bastilla también conocerá nuevos destinos como vasto espacio peatonal.

Menos turística pero clave en el movimiento de la ciudad, la Place Nation contará con un nuevo plan de circulación y espacios peatonales. Y palacios monumentales tan instalados como el Grand Palais y el Palais de la Découverte serán reacondicionados para enfrentar a las nuevas generaciones con todo el peso de su historia.

Fuente: Pagina12