La agenda que mira el mercado esta semana

Es una agenda no apta para cardíacos.

Además de la tensión entre EE.UU. y China por los aranceles al comercio, escenario al que se suma la detención de la ejecutiva de la china Huawei, se agregan eventos de peso geopolíticos como el déficit italiano, el Brexit y los movimientos que haga la OPEP e impacten en el petróleo, hasta las cotizaciones en los meracdos norteamericanos.

En las últimas semanas el aplanamiento de la curva de inversión en algunos puntos, profundiza la cautela de los inversores globales, entendiendo que un aplanamiento de la curva puede ser un indicador de una próxima recesión o al menos una desaceleración de la economía mundial. ¿En qué tiempos? nadie lo sabe con exactitud, pero es previsible.

El punto es que si la economía globa desacelera más de lo esperado, impacta en forma directa en los precios y por ende en las cuentas corporativas.

Venimos de dos buenas noticias que trascendieron poco: una paz o tregua alcanzada en la Cumbre del G20 en Buenos Aires entre la dos potencias -China y EE.UU.-quedó casi en el olvido 24 horas después; por otra parte algunos indicios que surgieron desde la FED, de que el Banco Central norteamericano haría de aquí en más, más gradual la suba de tasas, no impactó en mercados emergentes.

A este escenario internacional se le sumará el local. En Argentina se mezclan factores positivos y negativos en dosis iguales. En tanto que la visión para países emergentes -a escala global- es moderadamente positiva y localmente las expectativas de inflación y de devaluación son a la baja; la corrección de la macroeconomía, la alta presión fiscal y la stasas de interés,  empujan la caída del consumo, la recesión y malestar, especialmente en sectores productivos; a lo que se suma la insertidumbre electoral, de cara a las elecciones presidenciales del próximo octubre.

En las mesas recomiendan cautela para los inversores, en tanto que los que piensen que la recuperación va a buen paso y tengan expectativas electorales de continuidad, hay “muy buenas oportunidades en especial en renta fija”.