Gorodisch: cuál es el plan económico del kirchnerismo

Miguel Pesce es el economista de cabecera de Alberto Fernández para ser el posible presidente del Banco Central en caso de ganar las elecciones, y tiene en mente que el Congreso autorice al BCRA a adelantar dinero a fideicomisos de inversión

Bachiller del Nacional Buenos Aires, graduado de Economía en la UBA, fue presidente interino del Banco Central en 2010 y actualmente es presidente del Banco de Tierra del Fuego. Miguel Pesce, de él se trata, es quien está trabajando junto a Alberto Fernández  desde un punto de partida: hoy no hay en la Argentina un mercado de capitales, y consideran que esta es condición necesaria pero no suficiente para que los argentinos inviertan localmente.

“El otro punto es que nos desvivimos por atraer la inversión extranjera cuando los argentinos tienen en el exterior activos financieros por u$s 300.000 millones. El tercero más complicado es conseguir dar liquidez en dólares a esas inversiones sin afectar la balanza de pagos y sin que el riesgo sea asumido por el Estado”, detalla Pesce, quien hace hincapié en la necesidad de desarrollar el mercado de capitales en la Argentina para potenciar su desarrollo. La clave en tal sentido es impulsar la inversión, afectada negativamente por distintos problemas. 

El punto de partida, propone Pesce, es que el Congreso autorice al Banco Central (BCRA) a adelantar dinero a fideicomisos de inversión que tengan como garantía recursos depositados en un trust conformado con dólares o activos líquidos en esa moneda. Los residentes argentinos que puedan demostrar fehacientemente que cuentan con dólares podrán depositarlos en el trust como garantía y con ello obtener un préstamo en pesos de un fideicomiso que, por este sistema, está autorizado a recibir un adelanto del BCRA. 

Dicho préstamo sólo puede ser utilizado para la compra primaria de obligaciones negociables (ON) que tengan por objeto fundamental la realización de inversiones reales: “Existen mecanismos simples para asegurarse que los pesos vayan específicamente a construcción o la compra efectiva de maquinaria”, advierte.

El BCRA recibirá por el adelanto en pesos un interés igual a los que percibe por la inversión de sus reservas, que es lo mismo que obtendría si alguien le vendiera dólares requiriendo pesos para invertir localmente.  Dicha renta es equivalente a la que produzcan los activos depositados en garantía en el trust.

Los inversores podrán en cualquier momento pagar su deuda con el fideicomiso liberando la garantía del trust, recuperando sus dólares.  O, al momento de cobrar el principal de las ON, devolver los pesos y también liberar las garantías pari passu. 

Como los dólares están en garantía en el trust, la devolución de los pesos aportados por el BCRA liberará los dólares correspondientes no habiendo diferencias de cambio entre el momento de constitución de la operación y el rescate de la garantía.  Al tratarse de una garantía, cumplida la obligación, automáticamente se libera. En cuento a los intereses logrados a través de la ON, si se desea dolarizarlos, se podrá hacerlo a través del mercado al tipo de cambio que corresponda.

Por Mariano Gorodisch