En el Gobierno están viendo un “repunte en el nivel de actividad

En mayo, el EMAE avanzó 10% contra abril, y junio y julio mostrarían números similares: el PIB de 2020 terminaría 12% abajo

Según la vicejefa de Gabinete, Cecila Todesca Bocco, en el Gobierno están viendo un “repunte en el nivel de actividad”, en indicadores como consumo de energía eléctrica y de tarjetas de crédito. La última foto que mostró el Indec a través de su Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), algo vieja, es de mayo: -20,6% interanual y +10% mensual (la mayor suba en 30 años). En junio y julio la actividad siguió tomando calor, aunque sigue (muy) lejos del pico prepandémico.
Según FMyA, el +10% de mayo “suena a poco, pero en parte baja el precio a los escenarios más pesimistas”. En letras, no es una V, pero tampoco una L. Según FMyA, la “normalización” siguió en junio (esperan un EMAE en -14% interanual) y proyectan, para todo 2020, una caída de 12% del PIB.

“En los 5 primeros meses del año la actividad acumula una caída del 13,2%”, apuntan desde Delphos. Según un modelo econométrico, dice Delphos: “La actividad en junio habría caído 11,4% interanual, cerrando el trimestre con una caída cercana al 13% respecto a 2019. Estimaciones muy preliminares en base datos de alta frecuencia muestran que la caída interanual en julio se mantendría en el mismo nivel que junio”. Por cierto, no debe hacerse un análisis lineal de cuarentena y EMAE, es decir, volver a la vida normal no implica un regreso a los niveles de actividad prepandemia.


Un ejemplo: según Fecoba, los comercios que abrieron en CABA están vendiendo menos del 25% de lo que vendía antes del Covid-19. En el sector privado consideran clave cerrar el “deal” con los acreedores que tienen deuda emitida bajo legislación extranjera. Las últimas novedades fueron alentadoras, pero aún nadie puso el gancho. “La reestructuración de la deuda podría funcionar como un revulsivo para renovar la confianza. Incluso el mercado lo festejaría con un rally. Sin ese foco de incertidumbre, el Gobierno tendrá mayor libertad para trabajar en la reconstrucción de la macroeconomía”, dicen desde GMA Capital. Pero con una advertencia: el canje es tan solo una condición necesaria, jamás suficiente. “La presentación de un plan u hoja de ruta es indispensable para que el mercado tenga un panorama menos brumoso.

Al mismo tiempo, un mapa económico consistente colaborará para disipar los temores acerca de cómo el Gobierno lidiará técnicamente con las inconsistencias preexistentes que la pandemia no hizo más que agudizar”, dicen. El Gobierno ha comunicado algunos trazos gruesos de su plan pospandemia, que parece recostarse excesivamente en el gasto público. Con un Estado exhausto fiscalmente, la salida debería apuntar más a estimular la actividad privada. La duración de la pandemia y la eficacia del plan oficial determinarán la velocidad de salida del pozo.

Fuente: El Economista