Corea del Sur, el país más innovador por sexto año consecutivo

Corea del Sur conservó la corona mundial en el Índice de Innovación Bloomberg 2019, aunque las mejoras en investigación y educación de Alemania llevaron a la mayor economía de Europa casi a la par en el ranking anual.

Estados Unidos subió al octavo lugar, un año después de que las fallas en los puntajes de educación lo sacaran del top 10 por primera vez.

El índice anual, en su séptimo año, analiza docenas de criterios utilizando siete indicadores, incluidos el gasto en investigación y desarrollo, la capacidad de fabricación y la concentración de empresas públicas de alta tecnología.

El ranking se publica mientras las élites globales se reúnen en la reunión anual del Foro Económico Mundial esta semana en Davos, Suiza, donde discutirán el futuro de la globalización, el papel del Estado y cómo la innovación impulsa a los países.

En la edición 2019, Alemania casi alcanzó al seis veces campeón, Corea del Sur, gracias a la fuerza del valor agregado en la manufactura y la intensidad en investigación, en gran parte en torno a gigantes como Volkswagen, Bosch y Daimler. Y aunque Corea extendió su racha ganadora, su liderazgo se redujo en parte debido a puntajes más bajos en la actividad de patentes.

Suecia, el subcampeón en 2018, cayó al séptimo lugar. Mientras que la actividad de patentes aumentó los puntajes para China e Israel, que llegó al quinto lugar general. El país del Medio Oriente superó a Singapur, Suecia y Japón.

Que Corea del Sur se mantenga en el número uno se debe a inversiones estratégicas en tecnología y programas regulatorios que impulsan a las startups, de acuerdo con Khoon Goh, jefe de investigación de Australia y Nueva Zelanda de Banking Group en Singapur. Sin embargo, ve el desafío en mover la innovación más allá de los grandes corporativos de gestión familiar altamente concentrados.

La innovación es cada vez más importante para impulsar el desempeño económico, particularmente en las economías asiáticas de mayores ingresos donde ya no hay un dividendo demográfico y el ensamblaje de manufactura de mayor valor agregado se está trasladando a países de menor costo en la región”, dijo Goh.

Pese a su ascenso en el ranking, Alemania lucha contra la escasez de trabajadores calificados y las cambiantes políticas de inmigración, según Juergen Michels, economista en jefe de Bayerische Landesbank.

El Reino Unido cayó un lugar al 18 y perdió por primera vez frente a China. El puntaje de China refleja una dicotomía en la segunda economía más grande del mundo: se ubicó en el segundo lugar en actividad de patentes debido a la fuerza de la investigación y el desarrollo de Huawei y BOE Technology Group, pero aún está rezagado con respecto a la mayoría de los protagonistas en innovación en la productividad general.

Estados Unidos subió tres puestos hasta el octavo. Los ciclos de productos más rápidos y la competencia cada vez más intensa están cambiando las formas en que los gerentes tienen que trabajar, de acuerdo con la presentación de Pfizer en una conferencia reciente sobre atención médica.

“La innovación mediocre o incremental no será recompensada como solía ser”, dijo Albert Bourla, director ejecutivo de la empresa farmacéutica con sede en Nueva York, a los asistentes a la Conferencia de Salud JP Morgan. “Necesitamos asegurarnos de que cambiamos la forma en que operamos para que podamos eliminar los procesos burocráticos. La innovación y la burocracia, como el agua y el petróleo, no se mezclan bien”.

Fuente Bloomberg