Las Pymes del campo sufren más la presión fiscal

Los elevados costos de producción en la Argentina son, desde hace mucho tiempo, una de las limitantes principales de cualquier actividad económica. Entre esos costos, la presión fiscal –acaso de las más altas del mundo– se ha vuelto insoportable para numerosas producciones, sobre todo para las economías regionales que enfrentan enormes dificultades.

Los cambios en impuesto a los Combustibles, varios beneficios de la Ley Pyme que no las alcanzan, el IVA, los aportes patronales, que no haya descuento de impuesto al cheque como para la industria, ni se aplique la baja y el reintegro automático para pymes en las exportaciones. Aunque particularmente las nuevas retenciones, complican a las pequeñas y medianas empresas del campo, que soportan una pesada carga fiscal.

Las pymes vitivinícolas de Mendoza

Además de la presión tributaria que conbsideran asficiante, el mercado interno cayó casi siete por ciento y la exportación cerró dos y medio abajo respecto de 2017. Lo que está creciendo de exportación son por ahora los graneles pero es un tema momentáneo; el
vino fraccionado comenzó a repuntar en octubre del año pasado, pero no está creciendo exponencialmente.

Los frutícolas de Río Negro
El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, envió una nota al ministro de Producción de la Nación, Dante Sica, en la que expone el dramático escenario de la producción frutícola de la provincia,
“Nos encontramos ante una situación de quebranto de la fruticultura”, señaló el mandatario y reclamó medidas para ayudar al sector en el plazo inmediato, así como la puesta en marcha de un programa de reformas estructurales hacia el futuro.En ese sentido, Weretilneck pidió al Gobierno convoque “en carácter de urgencia a todos los sectores integrantes del complejo frutícola de Río Negro y Neuquén, y a sus gobiernos para definir medidas para mitigar las pérdidas del sector” y brindó datos que muestran el resultado negativo de la relación costo/beneficio del complejo frutícola.
El arroz entrerriano contra las cuerdas

Los productores se lamentan que su arrocera haya sido castigada con dos decisiones adoptadas por la administración del presidente Mauricio Macri: la eliminación de los reintegros a la exportación y la reinstauración de los derechos de exportación. Se trata de medidas que podan de manera dramática la competitividad del arroz argentino en los mercados internacionales, dado que, por ejemplo, los vecinos del Mercosur (Uruguay, Brasil y Paraguay), que exportan arroz, no tienen retenciones y en consecuencia pueden colocar el producto a un precio menor que la Argentina.

Las generalidades

El aumento de la presión tributaria, el efecto de la inflación sobre los costos de producción y las retenciones a las exportaciones, entre otros factores, vienen erosionando la competitividad de las pymes del sector agropecuario.

Las pymes que integran la cadena de valor agropecuaria se encuentran entre las más afectadas, y en particular aquellas dedicadas al comercio al por menor y mayor de insumos agropecuarios y comercialización de granos, respecto de los cuales ha recaído el incremento de impuestos provinciales sobre los Ingresos Brutos e Inmobiliario. A ello debe sumarse la pérdida de rentabilidad de los productores arrendatarios, ante el incremento sustancial de los arrendamientos rurales.

Una encuesta sobre necesidades del productor agropecuario que tuvo por finalidad indagar en qué actividad invertirán a futuro, realizada por la Universidad Austral, en colaboración con la Universidad de Perdue, Estados Unidos, a medianos productores que posean entre 300 y 600 hectáreas en producción, concluyó que el crecimiento en los próximos 5 años previsto por los encuestados es el siguiente: 0% para la soja, 57,1% para el maíz y sorgo, 25% para el ganado vacuno (destinado a leche), 32,1% para el ganado vacuno (destinado a la carne), 100% para el ganado porcino y 55,8% para Pastura/pastizal.