Beldi: la trastienda del Central y los cheques rebotados

Por

Luis Beldi

El alivio llegó al mercado real, al productivo y salvó de la debacle a la mitad de las pymes. El Banco Central dio una segunda chance para presentar los cheques rebotados.

No habrá multas ni recargos, ni se asentarán los rechazos. Los tenedores de cheques deberán renegociar el pago con la contraparte.

Es que la medida de suspender el “clearing” durante casi una semana, fue apresurada y puso en aprieto a las Pymes que utilizan más el cheque que los billetes. Para ellos, es la moneda que les permite financiarse a tasas inferiores a que cobran los bancos.

El jueves fue el primer día, desde que comenzó la cuarentena, en que se recompuso el volumen de negocios en el Mercado Argentino de Valores (MAV), donde se subastan los cheques de miles de Pymes. Hasta ese momento, el mercado negociaba la mitad de los montos habituales.

Fernando Luciani, director ejecutivo del MAV, contaba que “si bien hubo algunas ofertas desiertas, el volumen mejoró notablemente. Hay que tener en cuenta que la estacionalidad del trimestre influyó mucho, porque es la época en que la mayoría de los fondos y compañías se seguros realizan las mayores inversiones en el mercado Pyme”.

Esta mayor afluencia de inversores permitió que cheques avalados, se vendieran con un descuento de 5% mensual que es una tasa conveniente para financiarse en este momento.

La gran novedad de la rueda, fue el debut de los “E-chek” o cheques electrónicos, que reducen costos porque se pueden enviar y recibir a través de los canales digitales. En tiempos de cuarentena, este instrumento que no utiliza papel, luce más. Por eso, los tenedores consiguieron tasas de menos de 5%.

Para las Pymes fue un día de alivio porque los rechazos se habían duplicado tras la suspensión del clearing. La mayoría de esos rechazos no estaban fundados en razones financieras, sino que las empresas no pudieron cancelar los documentos emitidos, porque al mismo tiempo a ellos no les acreditaron los fondos de los cheques que depositaron. El mayor volumen, siempre viene acompañado de tasas menores.

De todas maneras, el alivio que trajo este mercado es un remedio de corto plazo si la cuarentena se prolonga más de lo calculado. La mayoría de las Pymes tiene resto para pagar solo los sueldos de marzo. Fin de abril es el largo plazo.