Wall Street rebota más de un 4% en la semana ante el optimismo comercial

Wall Street subió un 1% este viernes (Dow Jones: +1,02%; S&P 500: +1,05%; Nasdaq: +1,66%), optimista ante un posible retraso en la aplicación de los aranceles de EEUU a México.

También tuvo cierto peso en los mercados, la esperanza de que la Reserva Federal (FED) pueda recortar pronto las tasas de interés.

De esta manera, las bolsas neoyorkinas enlazan su cuarta sesión consecutiva en verde y rebotan un 4% en la semana, recuperando parte de las amplias pérdidas que sufrieron en mayo.

Las novedades comerciales

Continúan las conversaciones entre EEUU y México en relación con los aranceles que el Gobierno de Donald Trump quiere imponer a los productos procedentes de este país y que, según lo previsto, comenzarían a aplicarse desde este próximo lunes.

Al parecer, el Gobierno mexicano pidiómás tiempo para seguir negociando, debido a que es complicado alcanzar un acuerdo definitivo antes de que los aranceles entren en vigor.

Según informaciones de Bloomberg, EEUU podría retrasar los aranceles mientras continúan las negociaciones para reducir el flujo migratorio hacia la frontera sur estadounidense.

En cuanto a los datos macroeconómicos, este viernes se ha publicado el informe mensual de empleo.

La tasa de paro de EEUU se mantuvo en mayo en el 3,6%, mientras que los puestos de trabajo creados se situaron en 75.000, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo estadounidense. Es una cifra por debajo de los 185.000 empleos que se esperaban.

Una confirmación de que la creación de puestos de trabajo se ha estancado fortalecería la idea de una reducción de tipos por parte del banco central estadounidense. Un dato que se publica en medio de las preocupaciones sobre una posible desaceleración económica mientras persisten las tensiones del comercio mundial.

El petróleo también celebra un hipotético acercamiento entre México y EEUU

El barril West Texas ha sumado un 2,85% al cierre del mercado estadounidense, hasta los 54,08 dólares. Por su parte, el euro se ha revalorizado un 0,5% hasta los 1,1332 dólares. Además, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años ha bajado hasta el 2,08% y se mantiene por debajo de la del bono a tres meses, que se ha situado en el 2,27%.