Ramallo: todos las versiones de los distintos dólares a $ 84

Por Rubén Ramallo

El último día hábil de marzo mostró por primera vez en mucho tiempo una curiosidad digna de mención y que tal vez no es casual: a excepción del dólar mayorista, todas las versiones de la divisa estadounidense confluyeron a un precio común en torno de los 85 pesos.

Claro está que para llegar a esta situación cada una de ellas recorrió un camino diferente, por lo que los rendimientos son muy dispares. En tal sentido, conviene repasar que sucedió en el primer trimestre.

El dólar más estable es sin dudas el dólar solidario, que surge de aplicar el impuesto del 30% a la cotización que surge del Banco Nación, pues a lo largo del año apenas trepó un 5%. De ese porcentaje, gran parte se alcanzó a partir de la segunda quincena del mes febrero.

Le sigue en orden creciente el blue, con poco más del 6%, con un derrotero similar al solidario hasta el 10 de marzo, pero a partir de esa fecha protagonizó un rally ascendente que lo llevó sin escalas hasta los $89,25, por lo que en esos ocho días subió un 12%. Pero luego, en medio de una iliquidez creciente, retrocedió hasta los $83,50, con un volumen operado insignificante.

El que obtuvo un mejor resultado fue el contado con liquidación, el que relaciona los precios de acciones que cotizan en el país con los que surgen de otras plazas, en especial Wall Street. Este comenzó el año a $74,41 y concluyó marzo a $85,71, es decir acumulando una suba del 15 por ciento.  En el medio presentó algunos altibajos, en particular en las tres primeras semanas de marzo, por lo que si se comparan los mínimos con los máximos se registran variaciones cercanas al 14 por ciento.

Similar, pero aún más acentuado fue el camino que movió al dólar MEP, que partió muy rezagado con respecto al resto, pues a principios de año valía “apenas” $72,43, es decir unos 10 pesos por debajo del oficial más impuestos.

Pero ese precio y la amplia difusión que tuvieron las páginas de fintech y casas de bolsa impulsaron los volúmenes operados y por ende las cotizaciones. Fue por eso que a mediados de enero ya había alcanzado los precios del solidario, con una suba del orden del 10 por ciento.

Pero su avance no se detuvo en ese momento, pues al finalizar el primer mes del año cotizaba cerca de los $84, acumulando una suba del 16 por ciento. Ya en febrero, la sobrecompra de los meses previos por parte de las personas llevó a una baja de los precios del orden de los tres pesos.

Con el paso de los días, la relación entre la oferta y la demanda se invirtió y nuevamente la presión compradora impulsó los precios, que tocaron un máximo por encima de los 91 pesos.

Haciendo una cuenta rápida, quien compró a principios de mes podía apuntar una ganancia del 13% en apenas 20 días de marzo, pero con la puesta en marcha de la cuarentena, la necesidad de pesos hizo que los precios comenzaran a declinar para terminar el mes unos 6 pesos más barato.  En definitiva, en el trimestre el dólar MEP subió un 17,6%, pese a los altibajos que sufrió en el período.

El gran interrogante para los próximos días, en particular en medio de la fase dos de la cuarentena, es que sucederá con cada uno de ellos, en un contexto en el que se agrava la salud de la cadena de pagos y los pesos son cada vez más escasos. No por nada, varios analistas apuestan que los precios se mantendrían en niveles similares a los actuales.