Qué propone Vicentín como acuerdo preventivo extrajudicial

Finalmente la conducción de Vicentín SAIC dio a conocer el viernes un plan de pago a sus acreedores en el marco de un Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE).

En la propuesta, la agroexportadora ofrece pagarles un 20% de la deuda con un piso de 30 mil dólares, dolarizar la deuda sin quita y pagar el resto en un máximo de 8 años. También pone algunas condiciones, como que quienes venden mercaderías le sigan entregando –aquí es clave la necesidad de la empresa de volver a recibir materia prima para procesar en medio del clima de desconfianza que generó el default anunciado el 6 de diciembre pasado–, a cambio de un plus que Vicentín les pagará por cada tonelada y por encima del precio de pizarra.

La oferta era lo que toda la cadena de granos estaba esperando, temerosa de que Vicentín, una de las top ten agroexportadoras del país, pida una convocatoria de acreedores.

Los puntos centrales de la propuesta de pago son los siguientes:

-Toda la deuda quedará dolarizada, sin quita. Los créditos por negocios fijados/facturados en pesos, se dolarizarán todo al tipo de cambio del Banco Nación del 4 de diciembre pasado. Los negocios que no estén fijados/facturados, se fijarán según precio pizarra Rosario de ese mismo día.

-Se hará un pago inicial de 20% del crédito, con un mínimo de 30 mil dólares o la suma menor a la que ascienda el crédito.

-El 80% restante se pagará al final del año 8, contado desde la homologación de la deuda del acreedor, pero quienes vendan mercadería a Vicentín (granos) podrán recibir pagos adelantados, a cuenta, por hasta un 16,6% por año, lo que implica que en 6 años podrían recuperar todo. Para ello, Vicentín pagará un plus con la venta de granos. Esos plus son, en el caso de soja, de 7 dólares si se entrega en abril/mayo/junio y de 10 dólares si es de julio a marzo; girasol de 10 dólares durante todo el año; y 4 dólares todo el año por tonelada de trigo o maíz.

La oferta descomprime la situación de muchos productores cuya producción quedó en los silos de Vicentín el 6 de diciembre cuando anunció su imposibilidad de pagar. Con un piso de 30 mil dólares de contado muchos pequeños productores verían resuelta su situación.

La duda queda planteada ahora sobre qué responderán los acreedores que están por encima de los us$30.000 que reconoce en lo inmediato la empresa, teniendo en cuenta que el resto es a un plazo muy extenso y en el medio Vicentín les pide que vuelvan a confiar y le envíen los granos de las próximas cosechas.

Por esa “cuota de confianza” les pagará un plus, que no recibirían si entregaran la cosecha a otros operadores del mercado. En definitiva, lo que la agroexportadora les propone es que sigan operando con ella y en la medida que lo hagan podrán ir bajando la deuda. Una especie de alianza donde el destino de unos y otros va atado a la misma suerte.

Con información de Rosario/12