Prevén una caída de más de 3 millones de toneladas en la campaña 2019/2020

La producción de granos en la campaña 2019/20 caerá 3,6 millones de toneladas respecto al ciclo anterior al proyectarse un cosecha total de 131,7 millones de toneladas, estimó hoy la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

De esta manera, la previsión de producción de los principales granos pasará de los 135,3 millones de toneladas obtenidos en el ciclo 2018/19 a 131,7 millones de toneladas para la actual campaña.

La caída en la estimación de producción se produjo a pesar de que el área sembrada crecerá, según lo previsto por la bolsa cerealera.

Según sus cálculos, la superficie destinada a los granos pasará de 33.530.000 hectáreas a 34 millones de hectáreas, lo que significa un incremento de 470.000 hectáreas respecto al ciclo pasado.

La mayor caída productiva se ubicaría en la soja, a pesar de que el cultivo presentaría un incremento en el área sembrada.

Apuntó que la producción de la oleaginosa se contraerá en 3,9 millones de toneladas, al pasar de 55,1 millones de toneladas en 2018/19 a 51 millones de toneladas en la campaña 2019/20.

Esta caída productiva se da a contramano de lo que sucederá con el área de cultivo, que está previsto que crezca en 200.000 hectáreas, para pasar de 17,4 millones a 17,6 millones de hectáreas en 2019/20, en contraposición de lo que estipulaba el mercado con anterioridad.

La previsión en cuanto a la producción de maíz también presenta una caída en la producción y aumento en la superficie destinada al cultivo.

Según la bolsa cerealera porteña, para la presente campaña se esperan 600.000 toneladas menos, por lo que producción pasará de 5,6 millones de toneladas en 2018/19 a 50 millones de toneladas en 2019/20.

En contraposición, la superficie destinada al maíz crecerá en 100.000 hectáreas hasta el récord histórico de 6,4 millones de hectáreas.

Si bien la superficie que se prevé que ocupará el maíz presenta un crecimiento, el aumento resulta inferior al calculado antes de las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 11 de agosto pasado,

debido a la caída de los precios internacionales y de los margenes productivos, explicó Esteban Copati, jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires

Esto hizo que las primeras proyecciones que ubicaban la siembra de maíz en 6,7 millones de hectáreas queden de lado, apuntó.

Asimismo indicó que se proyecta “un cambio significativo entre las siembras tempranas y tardías”.

Así, se prevé que las siembras tempranas pasarán del 54% al 60% y las tardías del 46% al 40%.

El cultivo que presentó el mejor panorama fue el trigo, con aumentos en superficie y producción.

De esta manera, la entidad previó que la superficie ocupada por el cereal se ubicó en 6,6 millones de hectáreas, lo que significó un incremento con respecto al ciclo anterior de 400.000 hectáreas, a la vez que se espera una producción récord de 21 millones de toneladas, que de concretarse, significará un salto productivo con respecto a la cosecha pasada de 2 millones de toneladas.

Por su parte, la cebada presentó una caída en el área sembrada con respecto a la campaña 2018/19 de 50.000 hectáreas hasta las 950.000 hectáreas y una merma en la producción de 400.000 toneladas hasta las 3,8 millones de toneladas.

Por último, la bolsa cerealera proyectó que el girasol también mostrará números negativos, con una caída del área de 250.000 hectáreas hasta las 1,65 millones de hectáreas y una baja en la producción de 500.000 toneladas hasta los 3,4 millones.

Télam