Por qué desapareció la brecha entre dólar blue y oficial

El dólar paralelo no para de caer, ayer cerró en $64,50 y se acercó a poco más de $1 al precio del dólar que se consigue en bancos y agencias de cambios, llevando a la brecha cambiaria a tocar el menor nivel en un mes.

Es notoria la volatilidad teniendo en cuenta que el viernes 25 de octubre tocó hasta ahora un récord histórico nominal, tras alcanzar $75,75, previo a las elecciones presidenciales.

En tanto el retroceso del paralelo se acentúa lunes y martes de esta semana,con una baja de $2 y de $1 respectivamente.

Según Nicolás Chiesa, Director de Portfolio Personal Inversiones, puede haber varios motivos para este comportamiento, en principio, uno político y otro de carácter coyuntural.

El causante político podría ser que “aún Alberto Fernández no termina de mostrar las cartas o anuncios que todo el mundo creía que iba a llevar adelante” explica, “cuando asuma y empiece a actuar ese puede ser un monento en el que la brecha se dispare nuevamente, si llega a haber emisión y se dispara la inflación no va a haber otro camino para la brecha más que ampliarse”

Para Chiesa, “esta parece ser la única opción, porque la otra sería un exceso de confianza del mercado como tuvo Macri en el 2015, y no es el caso”.

Por otro lado esperan que la brecha se mueva con cuestiones estacionales, “la economía está tan dolarizada que por momentos va a necesitar pesos para asumir compormisos en pesos y vas a encontrar algo de oferta ,y por momentos, por ejemplo a principio de mes, la gente cobra sus sueldos y si traslada a dólar, puede ser que veamos algo más de presión y de variación”, explica el director de PPI.

Por otra parte, el fuerte descenso del paralelo estuvo vinculado en la smesas con el efecto puré, parte de la mayor oferta registrada por estos días en las cuevas provino del mercado oficial (el viernes pasado se renovó el cupo de u$s200 mensuales por persona), a partir del cual varios ahorristas buscaron conseguir una ganancia inmediata aprovechando la amplitud que llegó a tener la brecha cambiaria.

“La veo volviendo a crecer” remata CHiesa, “todo indicaría que las medidas que pueda tomar el próximo gobierno pueden ampliar la distancia.”

Muy lejos de los spreads de las épocas de cepo kirchnerista (en torno al 50%), la brecha cambiaria marcó un máximo por arriba del 17%, el viernes pre comicios presidenciales, se sostuvo por unos días y comenzó su descenso hasta reducirse al 1,9% este martes, “probablemente su piso”, creen analistas.