Los mercados operaron repletos de verdes

Fin de la primera semana del 2019, con los mercados sensibles a las señales políticas y económicas de las grandes potencias mundiales. La atención de este viernes se enfocó, además, en los sólidos datos de empleo norteamericano y a las palabras de Jerome Powell, titular de la FED, en un encuentro económico. A su vez, Jeffrey Gerrish, Representante Comercial Adjunto de EEUU, confirmó la reunión con sus pares chinos para el 7 y 8 de enero. Desde el Ministerio de Comercio de China esperan que las discusiones sean “positivas y constructivas”.

En este contexto, las cotizaciones de Wall Street se dispararon el viernes. Puntualmente, el Dow Jones (23.433 puntos), el S&P500 (2.532 puntos) y el Nasdaq (6.739 puntos) repuntaron un 3.3%, 3.4% y 4.3% recortando así las bajas previas impulsadas por las malas noticias desde Apple. Pasando a los mercados europeos, estos marcaron subas generalizadas de entre 2.5-3.5% liderados por el DAX alemán. Para la semana, Europa mostró totalidad de subas de entre 1.2-2.9% (encabezadas por el IBEX35 español) en tanto que Wall Street marcó avances moderados de entre 0.4-1.5%. En tanto, el índice de volatilidad del S&P500 –VIX- descendió 3 puntos hasta los 22 puntos.

Entre los drivers económicos, los datos de empleo de EEUU mostraron una creación de 301 puestos en diciembre, ampliamente superior a los 185 mil puestos esperados. Sin embargo, la tasa de desempleo avanzó levemente al 3.9%, por encima del 3.7% previo y esperado.

Por otro lado, se conocieron los PMIs de servicios y compuestos para diciembre para la Eurozona y Estados Unidos. Para EEUU avanzó al 54.4 (vs 53.4 esperados) para los servicios, y lo mismo para los compuestos. Para la Eurozona, en igual tendencia, los servicios bajaron al 51.2 (vs el 51.4 esperado) y los compuestos al 51.1 (frente al 51.3 esperado).

Además, los datos de inflación de Europa mostraron que el IPC rondó una suba del 1.6% anual (comparado con el 1.7% esperado y el 2% anterior) – donde el precio del petróleo jugó un gran papel en la desaceleración de la suba de precios.

Desde el ámbito de las tasas, la semana culminó con las palabras de Jerome Powell, presidente de la FED, que compartió un panel con Yanet Yellen y Ben Bernanke, ex titulares del ente. Concretamente, Powell afirmó que la Fed tendrá paciencia con respecto a una política monetaria más estricta y esperará a ver cómo se resuelven las señales conflictivas del mercado y la economía. Asimismo, rechazó el pesimismo sobre la perspectiva, diciendo que “la mayoría de los datos duros siguen siendo bastante sólidos y sugieren un impulso continuo para 2019”.

Sin embargo, otra de las definiciones más importantes se dio en lo que respecta a su permanencia como titular del organismo. Puntualmente, Powell afirmó que será inflexible acerca de completar su mandato de cuatro años como titular del organismo y no renunciaría si el presidente le preguntaba. Recordemos que Donald Trump ha criticado frecuentemente a Powell en entrevistas y tweets, lo que llevó a un debate sobre si podría intentar expulsar al presidente de la Fed.

En esta coyuntura, el rendimiento del bono norteamericano a diez años revirtió la tendencia y previa y recuperó 10 puntos básicos para finalizar en 2.66% anual (pero finalizando la semana 6 puntos básicos por debajo). Al mismo tiempo, destacamos que –en la semana- la tasa a dos años cayó 6 puntos básicos hasta 2.49%, igualando así la tasa a 5 años, que cayó 10 puntos básicos para colocarse de igual forma en 2.49%, manteniendo su tendencia hacia el aplanamiento, con el spread entre las tasas de dos y diez años en 18 puntos básicos.

En tanto, en Europa, las tasas avanzaron entre 5-8 puntos básicos, con la única excepción de la tasa Italia, que cerró el viernes estable. En la semana, se replicó un escenario de fly to quality, con los bonos de Gran Bretaña (1.15%) y Alemania (0.23%) retrocedieron entre 1-3 puntos básicos. En sentido opuesto, destacamos una fuerte suba del rendimiento de los bonos soberanos de España (1.48%) e Italia (2.89%), que avanzaron 7 y 14 puntos básicos, respectivamente, en el marco de los conflictos políticos que no ceden.

Por último, entre las monedas, el Dollar Index –DXY- se depreció un 0.1% hasta los 96.2, representativo de una baja de 0.2% en la semana. En dirección opuesta, el euro (1.14) se fortaleció un 0.1% (-0.2% en los últimos 5 días), en tanto que la libra (1.27) saltó un 0.8% (+0.3% en la semana). Por último, el yen japonés recortó parte de las subas previas depreciándose un 0.8% hasta los 108.5 yenes por dólar, no obstante lo cual termina la primera semana del año un 1.6% arriba con respecto al dólar.

Mercado Local: Pasando a lo doméstico, la última rueda de la semana trajo mayor optimismo al mercado. Concretamente, y acompañado por una fuerte baja del riesgo país, la bolsa porteña saltó un 4% hasta los 32.303 puntos, lo que es un máximo desde octubre. De esta forma, culmina la semana un 6.7% arriba en pesos y 7.6% medido en dólares.

El panel de líderes operó con prácticamente totalidad de verdes, encabezados por las acciones de TGSU2 (+7.3%), TGNO4 (+7.1%), TXAR (+6.1%), PAMP (+5.7%) y GGAL (+5.7%) a la cabeza. Del otro lado, únicamente BYMA presentó pérdidas de un 1%. Volviendo bien a lo propio, el volumen negociado en acciones fue de $908 millones, ampliamente superior al promedio diario de los últimos meses (que se ubicaba en torno a los $ 500 millones).

Pasando a la renta fija, los bonos soberanos también vivieron una jornada de recuperación no menor. Fue así que los títulos públicos en dólares cerraron con totalidad subas de hasta 4% (PARA) y rendimientos de entre 3.3-14.3% anual con durations de hasta 10 años. Como dijimos, esto fue impulsado por una baja del 5% en el riesgo país, que se colocó alrededor de los 730 puntos básicos (100 puntos por debajo de lo que observábamos hace tan solo una semana). Entre los bonos emitidos en moneda local, tanto los indexados por CER como los Badlar culminaron con saltos de hasta 6.3% (TO21).

En lo monetario, la tasa de interés de las Leliq se colocó en 59.29% (versus el 59.44% del jueves), culminando la semana sin variaciones. Sin embargo, cabe destacar que –en las tres ruedas de operatoria- el Banco Central contrajo el stock de este instrumento en $77.107 millones. A su vez, el proceso de incremento del ahorro interno se está verificando y, consecuentemente, el ajuste del déficit de la CC se acelerará en el primer trimestre. Ante el aumento esperado de la oferta de dólares, y tasas de interés (reales y nominales) altas, seguimos sosteniendo la posición en pesos a un mayor plazo.

Fuente: Portfolio Personal Inversiones