La inteligencia artificial ya logra diagnósticos médicos más precisos que los especialistas

Además de manejar vehículos autónomos y apabullar humanos en los torneos de Go y ajedrez, la inteligencia artificial (IA) está avanzando en otros campos. Uno de los más prometedores es la medicina. Prueba del interés que despiertan las nuevas tecnologías en el ámbito sanitario es que el número de publicaciones científicas relacionadas no ha dejado de crecer desde 2013.

En un reciente artículo publicado en la revista Nature Medicine, un grupo de expertos de la Universidad Northwestern demostró que recurriendo a la IA y otras técnicas relacionadas con el aprendizaje profundo –entrenar a las computadoras para que reconozcan patrones vinculados con una condición específica– podía detectar el cáncer de pulmón con mejor precisión que los médicos especialistas. Y con menos falsos positivos y falsos negativos.

Estos avances en el uso de la IA también ganan espacio en los grandes congresos médicos. “En la última reunión anual de la RSNA, que convoca a miles de los radiólogos más destacados de todo el mundo, el discurso de apertura giró sobre el uso de IA en el diagnóstico y la práctica médica. Eso marca la tendencia de la especialidad para los próximos años”, le explicó a PERFIL Juan Mazzuco, ex presidente de la Sociedad Argentina de Radiología. Y agregó: “Las especialidades cl í n ica s como rad iolog ía, dermatología, laboratorio, diagnóstico por imágenes y patología serán las primeras en ser impactadas por esta tecnología y cambiarán su práctica. En otras, como la cirugía, seguramente tardará un poco más”.

“Se busca automatizar las tareas repetitivas y dejarle al médico lo más complejo.”

Lucas Moretti, patólogo del equipo del Instituto Roffo

En el último Congreso Argentino de Cardiología por primera vez desde la Fundación Cardiológica (FCA) se organizó una mesa dedicada a big data e inteligencia artificial. “Son cosas aún incipientes y recién empezamos a asomarnos a estas temáticas. Pero pareciera que el uso intensivo de algoritmos nos ayudará a hacer mejores seguimientos”, sostuvo Jorge Tartaglione, presidente de la FCA.

Tartaglione imagina que será común que los pacientes recurran a un dispositivo portátil para realizar electrocardiogramas periódicos y envíen los resultados a la computadora del médico para ser analizados en forma automática. “Si se detecta algo fuera de lo normal, se le avisará al cardiólogo para que lo analice”. Claro que, asegura el experto, “la IA podrá proponer conclusiones pero seguirá siendo el médico el que las valide”.

La IA también está llegando a los estudios patológicos. “A veces cumplimos tareas repetitivas y la IA podría ayudarnos a ser más eficientes”, comentó Lucas Moretti, patólogo del equipo del Instituto Roffo.

El experto contó que podría usarse para lograr una mejor gradación de algunos tumores, analizar sus contornos y el tamaño del núcleo de la célula enferma.

“Podríamos lograr más coherencia, precisión y objetividad en los resultados que obtenemos al interpretar y clasificar lesiones ”. Sin embargo, no cree que, por ahora, sirva para un diagnóstico totalmente autónomo: “Porque los médicos integramos la macro y la microscopia con los datos clínicos”.

Otro campo donde Moretti imagina que la IA podría ayudar es en la clasificación de las colposcopias que las mujeres se realizan anualmente: “Podría preseleccionar qué muestras requieren estudios más detallados”.

¿Qué impulsa la llegada de la IA?

El crecimiento en las prácticas médicas. Según Renato Buselli, presidente para América Latina de la compañía Siemens Healthineers “año tras año se solicitan más y más imágenes para diagnóstico. Anualmente el volumen de imágenes crece un 12%, pero la cantidad de radiólogos que saben interpretarlas apenas crece al 3%. Así, pensamos que solo es posible acortar esa brecha recurriendo a la IA para acelerar la cantidad de estudios que puede resolver cada profesional”. El directivo aclaró que “lo que se busca es automatizar el trabajo repetitivo y dejarle más tiempo al médico el análisis de lo complejo. Eso ayudará también a que disminuya el error humano”.

El objetivo de las herramientas de inteligencia artificial no es sustituir a los médicos, sino que trabajen junto con ellos para mejorar los diagnósticos.

Diario Perfil