Inmobiliarias y desarrolladoras en cuartentena

El sector de bienes raíces se mantiene en actividad con la esperanza de que luego de la pandemia los ahorros se refugien en ladrillos.

La realidad es que la gente no tiene cabeza hoy para pensar en comprar, mudarse o invertir”, resume Hernán Siwacki, Socio Gerente de Capital Brokers Propiedades, sobre el momento que está atravesando el mercado desde la llegada del coronavirus a nuestro país.

Hace un año y medio, aproximadamente, que el sector está paralizado por la crisis económica y el cambio de gobierno. Las expectativas estaban puestas en que pasados los primeros cien días de la presidencia de Alberto Fernández llegaría cierta previsibilidad. Sin embargo, la pandemia trastoca por completo los planes.

Ignacio O’Keefe, director de O’Keefe Inmobiliaria Rural y Urbana cuenta que “hasta hace dos semanas teníamos varios desarrolladores con intención de lanzar nuevos proyectos en 2020. Hoy se paró cualquier plan de lanzamiento pero sí se sigue trabajando en conjunto con ellos para estar lo mejor preparados posible. Algo así como prepararse para estar en las primeras posiciones de la línea de largada”.

Federico Rosbaco, CEO de Rosbaco & Partners, comparte esta mirada. “Tenemos en el corto plazo 3 nuevos proyectos y para mediados y fin de año otros 3 ó 4 más. Aunque suene trillado, siempre tomamos las crisis como una oportunidad para mejorar. En un contexto mundial de depresión económica a causa de esta pandemia, la inversión en ladrillos será, nuevamente, el mejor refugio para resguardar el capital y robustecer los ahorros”, arriesga.

Alejandro Moraga, CEO de Garantor, una firma orientada al mercado de alquileres, asegura que no solo siguen pensando nuevos proyectos, sino que “los pensamos de forma de que sean versátiles, es decir que se puedan acoplar a los nuevos tiempos que se vienen y dar soluciones tecnológicas acorde”.

En el mientras tanto, las inmobiliarias trabajan de manera remota no sólo en cuestiones relativas a contratos, sino también para fortalecer el vínculo con sus clientes. Lady Siebenhaar, titular de Soluciones Inmobiliarias Nativa, explica: “Estamos haciendo mucho hincapié en el costado humano de la crisis. Tomamos contacto con cada inquilino que sabemos que vive solo y, en muchos casos, está lejos de su país y de su familia. Les estamos dando contención y resolviendo sus dudas. Incluso estamos trabajando con un reconocido psicólogo y coach para dictar charlas online sobre cómo sobrellevar estos momentos”.

Lorena King, gerente de marketing de Interwin, advierte que durante la cuarentena reciben menos consultas pero más de personas más decididas y que, a su vez, la gente está más receptiva a recibir llamadas y a interactuar en redes sociales. “Lo que vemos es que con este cambio tan rotundo, la gente está redefiniendo la relación con su casa. El pasar muchas más horas adentro, invita a replantearse si se necesitan más metros o un espacio más chico. O si precisan reformular su casa y armar un espacio para poder trabajar. Y, a diferencia de un tiempo atrás, se valora mucho más la posibilidad de tener una terracita propia o un balcón”, detalla King.

Por su parte, Siwacki considera que en este contexto de aislamiento podrían destacarse los proyectos de pozo. “Este tipo de productos tiene por naturaleza la ausencia de elementos físicos para mostrar por lo que el interesado recibe la información en formatos digitales. En definitiva, todo se maneja de forma virtual hasta la firma del boleto. Por ende, podemos avanzar con los potenciales clientes hasta el punto de la reserva y la firma del boleto”.

 “Es prematuro predecir el resultado final del Año 2020, aunque evidentemente arrojará índices negativos”, reflexiona Luis María Barrenechea, CEO de Planneon, empresa que ofrece una amplia variedad de servicios inmobiliarios. Y agrega: “La recuperación dependerá en gran medida de la duración del fenómeno, las medidas de aislamiento y restricción de actividades, como así también de las políticas que el Estado lleve adelante para reactivar la economía”.

En este sentido, Flavio Galli, CEO de la desarrolladora Grupo Tueroc, opina que “sería conveniente que el Gobierno, a través del Ministerio de Obras, las Cámaras que nuclean a la Industria y el gremio, reaccione en forma inmediata tomando medidas que puedan ayudar a una rápida reactivación. Por ejemplo, podría ser la llegada del tan apreciado crédito para viviendas y que los pagos que debemos afrontar los empleadores se vean disminuidos”.

Barrenechea cree que a partir de esta crisis, “muchas empresas del sector deberán reducir costos y ajustarse a formas más eficientes y económicas de hacer negocios. En nuestro caso, entiendo que tenemos mucho para aportar y colaborar”.

Adolfo Curi, desde Grupo Posadas, una desarrolladora de parques industriales, concluye que “hay muchos ajustes que hacer a la matriz económica para que nuestro país arranque. Espero que el gobierno pueda tomar decisiones correctas que ayuden a la generación de empleo genuino, Porque de esta situación salimos solamente trabajando”.

Fuente: Clarín