Consorcios piden que no les corten los servicios por falta de pago

El coronavirus agravó la crisis en los consorcios los consorcios, que piden que no les corten los servicios por falta de pago

El pago de las expensas ya venia en picada y, con la implementación de la cuarentena obligatoria como consecuencia del coronavirus, la situación se agravó

Desde hace algunos meses, el pago de las expensas viene en picada en la Ciudad de Buenos Aires y, con la implementación de la cuarentena obligatoria como consecuencia del coronavirus, la situación se agravó.

La imposibilidad de ir al banco o a puntos de cobranza como Rapipago y Pago Fácil pone palos en la rueda. Por eso, los consorcios tienen cada vez menos fondos y los representantes del sector piden prórrogas tanto para los servicios como para las cargas sociales.

“Solicitamos a las autoridades que se incluya a los sujetos sometidos a ‘propiedad horizontal’ dentro de las prórrogas de los vencimientos, la suspensión de los cortes de servicios y toda otra medida que favorezca a las PYMEs”, reza la carta que la Federación de Cámaras y Asociaciones de Administradores de Propiedad Horizontal de la República Argentina (FAPHRA) envió a los gobiernos provinciales, porteño y nacional.Te puede interesar

La organización se refiere al decreto 332, publicado el 1° de este mes en el Boletín Oficial, en el que se ofrece a las PyMEs la posibilidad de postularse para que se postergue el pago de sus contribuciones patronales de marzo y abril, se les reduzca el monto de este mes en hasta un 95% y puedan seguir usando los servicios durante seis meses aunque tengan deuda.

“Hay gente que paga por canales de cobranza presenciales o por ventanilla en el banco, y ahora no puede hacerlo. Tampoco hay tantos cajeros automáticos ni medios electrónicos y los administradores no pueden ir a los consorcios a cobrar, ya que eso implicaría un riesgo”, advierte Alicia Giménez, presidenta de la Unión de Consorcistas de la República Argentina (UCRA).

Los porteños están encerrados en sus departamentos y muchos no pueden pagar las expensas.Te puede interesar

De hecho, “entre el 50% y el 60% de lo recaudado entra por canales de cobranza presenciales. Con esto se nos complica mucho. Y hay otros vecinos que no pueden cobrar y por eso tampoco pagan. Es una gran cadena. La gente prioriza otras necesidades más que las expensas”, observa Daniel Tocco, presidente de FAPHRA y vicepresidente primero de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal y Actividades Inmobiliarias (CAPHAI).

Ya en septiembre un 30% de las familias tenía problemas para estar al día con las expensas, según un informe de la Asociación Civil de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal (AIPH). Además de a la crisis económica en sí misma, el alto nivel de morosidad también responde a aumentos superiores a la inflación del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que durante el año pasado fue del 50,6% en la Ciudad. Es que, entre diciembre de 2018 y el mismo mes de 2019, los gastos comunes​ promedio de una familia tipo en Buenos Aires completaron una suba del 51,8%. Con este alto nivel de deuda, no hay resto en los consorcios para usar en tiempos de urgencia.

En la federación ya dan por descontado entonces que la morosidad sufrirá un nuevo pico. Y mencionan en la carta una dificultad extra: “Muchos de los cheques con que se abonaron las expensas con anterioridad a la entrada en vigencia del DNU 297/2020 comienzan a ser devueltos”.

En algunos edificios se ensayaron soluciones, como el envío de la liquidación a través de plataformas online como ConsorciosEnRed.com. Pero en la práctica allí sólo termina registrándose una minoría de vecinos y, de ellos, sólo una fracción paga en tiempo y forma.

“La recaudación va a venir muy lenta y el dinero que entre primero se deberá destinar a los sueldos de los encargados -detalla Tocco-. Es por eso que pedimos que no nos corten los servicios en caso de no poder abonarlos y que se nos prorrogue el pago de las cargas sociales como hicieron con las PyMEs. Queremos que nos den la oportunidad de pagar sin intereses pero no en lo inmediato”. “Si no se resuelve esto, no podremos tener luz en los pasillos ni hacer funcionar los ascensores ni las bombas de agua”, resalta Giménez.

Hubo más pedidos del sector para aliviar la situación. La Asociación Inmobiliaria de Edificios de Renta y Horizontal (Aierh) envió un comunicado junto con la Confederación General Empresaria de la República Argentina, en el que enumera tres pedidos. Por un lado, la atención en bancos en horarios exclusivos para administradores. Por el otro, que se amplíe o acuerde un giro en descubierto a cuentas cuyo titular sea un consorcio de propiedad horizontal hasta el final de la emergencia sanitaria, “a fin de que los bancos cubran todos los cheques emitidos antes del inicio de la cuarentena”. A su vez, solicitan una línea de créditos hasta a 18 meses a tasa cero con un período de medio año de gracia.

Desde la federación, en cambio, Tocco remarca que, “más que sacar créditos para los sueldos, lo más urgente es tiempo para regularizar. Va a tomar muchos meses que esto se normalice. No queremos dejar de pagar: sólo que difieran el pago”.

Fuente: IProfesional