Informe de Mercados 07-04-20

La reestructuración de la deuda se mantiene en el centro del análisis, a pocos días de lo que podría ser el final de la cuarentena total con una salida gradual del aislamiento total. Este martes, y después de que las agencias de riesgo reduzcan la calidad crediticia del país, los precios de los bonos en dólares vuelven a ser castigados con fuerza. Y manteniéndose el diferencial por legislación en zona de máximos –unos 660 puntos-.

Mercado Local

Nos vamos acercando a lo que podría ser los últimos días de cuarentana total, donde a partir del próximo domingo podría comenzar una salida gradual del aislamiento social total y obligatorio. Habiendo ya comenzado las reuniones del Gobierno con diversos sectores de la economía, se van sumando de a poco actividades a la lista de exceptuadas –empezando siempre por las más esenciales-. Y siendo varias acá las posibles estrategias de reactivación de la economía a analizar, en medio de la emergencia sanitaria que vive el país, y el mundo.

Mientras tanto, y en lo estrictamente financiero,  la reestructuración de la deuda se mantiene en el centro del análisis. Donde, a  partir de la extensión de plazos en los pagos de los títulos de ley local, se estima que el Gobierno busca ganar algo de tiempo para negociar la deuda externa. La medida que, recordemos, involucra la postergación de más de USD 9.000 millones entre intereses y capital, no deja de agregar incertidumbre a las negociaciones en general. Sobre todo con respecto a los pagos de los bonos de ley extranjera, y en medio de una dinámica de la renegociación poco optimista. Lo que hace que los tiempos se terminen alargando incluso más de lo estimado.

Este martes, los precios vuelven a caer (aunque en menor medida que los movimientos que vimos ayer), con un Riesgo País que subió 3.4% a los 3.700 puntos –todavía por debajo de los máximos de 4.000/4.500 puntos registrados en la última semana de marzo-. Y después de que tanto Fitch Ratings como Standar & Poors rebajaran la calidad crediticia del país a  “Default Restringido”. En este contexto, los bonos en dólares cayeron entre un 2/4% en promedio. Entre los cuales, los rojos de los títulos de Ley New York no superaron el -2%. Mientras que los bonos de ley local volvieron a caer con fuerza –cerca del 7% en promedio-. Acá, vuelven a destacarse las caídas de los más cortos, como el AY24 y el AO20 con rojos del 4.5% y 11%, respectivamente. Mientras que el DICA retrocedía un 7.2%.

En cuanto al nivel de paridades, el diferencial por legislación se mantiene en niveles máximos de 670 puntos, frente al trato diferenciado que recibió hasta ahora la deuda en dólares. Acá, y para tener como referencia, este se ubicaba cerca de los 200 puntos un mes atrás, habiendo llegado a reducirse sustancialmente luego de las declaraciones de Guzmán que implicaban un mismo tratamiento de la deuda.

Si nos centramos en el promedio dentro de la totalidad de la curva soberana en dólares, las paridades se mantuvieron cerca del 28%/30%, y siempre considerando que ya se encontraban en niveles muy bajos, habiendo alcanzado mínimos de hasta un 26% en promedio. Ahora bien, los bonos de Ley New York se ubicaron en el rango superior –de entre 31% y 32%-, y los bonos de legislación local cayeron al 24%/25% en promedio.

Con respecto a la deuda en pesos, la tendencia es similar. Aunque acá los precios reflejaron una tendencia mixta, con una suba de no más del 0.5% en promedio. Dentro de los cuales, si bien la mayoría de las bajas se dio dentro de la curva CER, estas no superaron el -1.5%. Recordemos que, por más que la postergación de los pagos en dólares no afecta de manera estructural al mercado en pesos, profundiza la incertidumbre y agrega ruido en el corto plazo.

En un marco de plena incertidumbre respecto a la deuda en dólares, y con los índices globales retrocediendo, el S&PMerval cedió cerca de 200 puntos este martes, para cerrar cerca de los 26.700 puntos –lo que equivale a una baja porcentual de casi 1 punto-. Si lo medimos en dólares, el índice se mantiene cerca de los 290/300puntos. Teniendo acá como referencia los USD 250 alcanzados en la Crisis Global del 2008 y en el 2003.

Los movimientos entre las principales acciones argentinas vuelven a ser mixtos. Entre las cuales, las subas fueron lideradas por HARG (+10.4%), EDN (+4.2%), ALUA (+4.1%), TRANS (+3.6%) y VALO (+2.8%). Mientras que, del otro lado, se ubicaron YPF, BMA, CVH, SUPV y GGAL con rojos de entre un 3% y 5%.

Para terminar con el análisis de lo propio, el mercado de cambios. En donde, con la reaparición de la oferta privada de divisas que se acomodó a la estrategia oficial de abastecer la demanda, el mayorista apenas sumó 8 centavos. De esta manera, el billete continúa con las constantes subas diarias, y cierra en $65.07 -habiéndose operado un total de casi USD 229 millones a lo largo del día-. El minorista, en tanto, escaló más de 28 centavos y se ubicó en $67.08, llevando la cotización del dólar solidario a los $87.2.

Al mismo tiempo, la presión alcista se mantiene en el resto de los tipos de cambios de referencia. Con el CCL y el MEP por arriba de los $90 cada uno, que si bien cerraron levemente por debajo del cierre de ayer, acumulan una suba de entre el 3% y 2% en lo que va del mes. En este sentido, las respectivas brechas se encuentran en niveles del 39/40%.

Mercado Internacional

Los mercados globales cerraron con leves pérdidas a pesar de una mayor posibilidad de aplanamiento de la curva de contagios de los países más afectados, y los nuevos estímulos fiscales. A las medidas de Japón mencionadas esta mañana, se sumó el Gobierno de Trump con la inyección de unos USD 250 mil millones adicionales para apoyar a las pequeñas empresas afectadas por la desaceleración económica generalizada. Lo que, sumado a la reducción de casos en algunas naciones, impulsó a los principales índices en el arranque de la jornada.

De todas maneras, la suba inicial se revirtió en la última hora con el Nasdaq cayendo 0.3% hacia los 7.800 puntos. Seguido del Dow Jones (22.653 puntos) y el S&P 500 (2.659 puntos) con bajas del 0.1% y 0.2% respectivamente. El cambio de tendencia se dio en una rueda volátil y ante la perspectiva de una caída de la demanda mayor a la esperada. La medida en la que se expandirá el virus, tanto entre países como dentro de ellos, no está todavía clara, y la duración y el efecto son todavía muy inciertos. Especialmente, la magnitud con la que terminará afectando el escenario económico, para lo cual habrá que esperar los números del segundo trimestre.

En Europa, en cambio, las principales plazas escaparon al pesimismo que se vivió al final de la jornada. De hecho, el DAX alemán alcanzó una suba del 2.8%, seguido del IBEX35 con un aumento del 2.3%. Al mismo tiempo que del  MIB italiano y el FTSE100 inglés avanzaron 2.2%. El CAC40 francés, en tanto, aumentó 2.1%.

Movimientos más fuertes se vieron en el mercado de bonos, con la tasa de referencia norteamericana aumentando 6pbs a 0.73%. Mientras que, entre los bonos europeos, Italia (1.60%) y Alemania (-0.31%) sumaron 12pbs cada uno. Por su parte, los bonos británicos y españoles avanzaron 8pbs y 7pbs hasta 0.41% y 0.79%, respectivamente.

Por último, los precios del crudo retrocedieron más del 7% ante la amenaza de una recesión global más profunda a la esperada. La baja de este martes se dio después de que Estados Unidos publicara  un  informe oficial que da cuenta de que la producción del país bajaría en 470.000 barriles por día. Mientras que por el lado de  la demanda se desplomaría en unos 1,3 millones de bpd durante este año. En el corto plazo, la expectativa para una mejora en los precios esta puesta en un posible acuerdo entre los miembros de la OPEP. Según dijo el presidente norteamericano, las naciones podrían reducir la producción en 10 millones de barriles por día –lo que equivale al 10% del suministro global-.

Fuente: PPI