GPS financiero: dime quien maneja y te digo si subo

Recuerdo como si fuese hoy, mi primera nota escrita en un diario. En esa nota intentaba justificar lo que para mí era una buena inversión: Comprar acciones de una empresa XX. El motivo era simple, acababa esa empresa de cobrar 400 millones de dólares por la venta de una subsidiaria y mi argumento era que la liquidez le permitiría hacer buenos negocios.

Al otro día mientras recorría el recinto bursátil un agente al que yo respetaba mucho y me gustaba escuchar se acerca y me dice “Claudio” que nota más tonta escribiste (espero usted no piense lo mismo cada semana) . Se ve que todavía no entendiste la diferencia entre flujo y stock. A modo de enseñanza me dijo “Antes de comprar o vender un activo primero te tenes que preguntar ¿Quién toma las decisiones?

Más importante que el dinero que tiene una empresa o una persona, es entender que capacidad o intención tiene el managment de esa empresa con el manejo de ese dinero. Son capaces de hacer  mejores o peores negocios. En este caso me dijo “Vendió su vaca lechera y dudo que con ese dinero ese puedan hacer más dinero”. Dicho y hecho, con ese dinero la empresa compro un frigorífico y luego tuvo muy malos resultados.

Enseñanza 1

Todavía las personas (y espero que por siempre) son el recurso más importante de una empresa. Mucho más que la tecnología o los recursos naturales, (eso se compra o contrata).  Y entendiendo como es el proceso decisorio de los que dirigen una compañía uno puede anticiparse en el mercado.

Enseñanza 2

Aprendí que antes de mirar el stock de una empresa tengo que mirar su flujo de negocios.  El inversor compra Flujo no Stock. Uno de los ejemplos más claros fue BlackBerry , empresa dueña de unas disponibilidades enormes. Muy capitalizada, pero siempre estuvo opacada por Apple.  En el año 2010 Blackberry valía 75 dólares por acción. Hoy vale 9 dólares. Apple en el 2010 valía 75 dólares y en estos días está por encima de los 170 dólares.  Apple vale 20 veces más L y sin su creador Steve Job. Lo que miraba el inversor que, ante cada lanzamiento de productos nuevos, una empresa tenía clientes en la puerta acampando dos días antes y la otra con esfuerzos comerciales enormes les costaba captar ese interés.

Enseñanza  3: La plata no produce plata.  Un negocio sí

Si queremos llevar este ejemplo a nuestra vida diaria y si quieren a nuestra sociedad podríamos encontrar ejemplos parecidos.

Quien alguna vez perdió un trabajo o un familiar sostén, sabe perfectamente que independientemente de la indemnización cobrada o de la herencia recibida, nada conforma, nada da seguridad, nada da estabilidad si se pierde la capacidad de generar un flujo mensual. Si con la indemnización uno cambia el auto, solo está aumentando los gastos futuros y esto más que un lujo se convertirá en un ancla.

Si uno pierde ahorros, llora pero si tiene trabajo o un flujo mensual, con el tiempo se repondrá y la perdida de ahorros pasara a ser una anécdota, un aprendizaje. Hasta uno se ríe de esa historia.

A nivel país pasa lo mismo. No se genera riqueza emitiendo plata o tomando dinero prestado. Se genera produciendo, aumentando el producto bruto interno.

Realizada esta introducción vamos a lo nuestro, a nuestro GPS financiero.

Que sabemos:   Al inversor le importa más quien va a manejar en los próximos años que, en los próximos meses, por lo tanto, no va tomar decisiones hasta que se despeje la incertidumbre política. Por lo tanto, no veo valor en los flujos de negocios sino en el valor de los stocks. Dicho esto, las empresas ligadas a la producción de recursos cuyos compradores no dependen del contexto local valen la pena. Aquellos que dependen del consumo interno, todavía falta. Como decía la semana pasada solo vale invertir en activos baratos. Para mí son empresas energéticas, su potencial es enorme y sus precios muy deprimidos.

Insisto, y me equivoqué la semana pasada, porque recomendé lo mismo y hoy esos activos valen menos, pero mantengo el mismo concepto, hay riesgo, pero vale la pena asumirlo con el 25% del portafolio del inversor “Bonos Argentinos de corto plazo”. Grecia tomo deuda esta semana al 3.9% anual, con mas problemas que nosotros y hoy un bono argentino de corto plazo rinde 12% anual en dolores. Riesgo no es lo que se compra sino cuanto se compra, y creo que un porcentaje vale la pena.

Es su dinero. Usted es el que decide