Con más regulación, el BCRA presiona sobre el proceso de cobranza de préstamos

El directorio del Banco Central prohibió mediante resolución, efectuar débitos en cuenta para cobrar la cuota de los préstamos, lo que obliga a cambiar radicalmente el proceso de cobranza como funcionaba hasta ahora.

Según comunicó, el Central dejó sin efecto decisiones de la gestión anterior que modificaban la base de cálculo de la tasa para las tarjetas de crédito no bancarias y la elevaban considerablemente.

“A partir de ahora, la tasa de interés de estas tarjetas no podrán superar el 25% del promedio de la tasa de créditos personales de las entidades financieras”. Se trata de una fuerte restricción que complica a muchas entidades que venían desarrollando el negocio de tarjetas como vehículo para financiar a población sub bancarizada.

Pero la decisión que genera un mayor impacto es la de impedirle a las compañías crediticias que debiten directamente de las cuentas de sus clientes para cobrar las cuotas mensuales.

Esto implica un cambio en la manera que se manejan las fintech, que otorgan crédito digitales, para cobrarle a sus clientes. Ahora deberán pedir autorización explícita cada vez que se quieren efectuar un débito, algo que podría volverse muy engorroso.

A través de la Comunicación “A”6.909, la prohibición de aplicar el débito directo interbancario y recurrente “para el cobro de cualquier préstamo vinculado a préstamos” La modalidad de “débito en cuenta” sigue vigente para el pago de impuestos y de servicio, indicó el BCRA.

La novedad tomó totalmente desprevenido al sector. En realidad, la mayoría de los ejecutivos de empresas como las “fintech”, estaban más pendientes de saber si el tope a las tasas podría o no impactar en su actividad. Pero no tenían en el radar la posibilidad de que directamente se prohíba la modalidad de cobranza vía débito de la cuenta.

La modalidad de cobranza a través del débito en cuenta está generalizada entre las compañías de crédito extra-bancarias; jugadores muy relevantes del mercado, a través de la originación de préstamos on line

El Central, en cambio, sí admitió la posibilidad de que las compañías cobren por débito exclusivamente cuando el cliente autorice en forma puntual que lo hagan desde su cuenta. Pero las compañías financieras podrían perder mucho tiempo y recursos cada vez que tienen que contactar a un cliente para cobrar la cuota del préstamo otorgado. Sería extremadamente difícil de implementar.

Aunque no está clara cuál es la motivación del BCRA en avanzar en esta dirección, hay dos lecturas posibles. Por un lado frenar algunas “malas prácticas” que se estaban produciendo en el mercado. Algunas compañías abusaban del débito en cuenta de clientes. Cobraban de más de lo que correspondía en el mes como una manera de asegurarse el pago de cuotas futuras. Sin embargo no se trataba de una práctica generalizada ni mucho menos.

Otra de las versiones indicaba que se trató de la presión de los bancos, que tienen a las fintech y otro tipo de empresas de segunda línea como competidores directos en el mercado crediticio. Las entidades del sector venían quejándose hace tiempo del tratamiento diferencial que recibían las fintech, en detrimento de las fuertes regulaciones del sector financiero.

Con información de Télam e Infobae