Cómo funciona el boleto digital implementado por el Gobierno

“Hasta ahora comprar desde el pozo no se podía hacer con crédito. Solo podían comprar los inversores. Pero ahora, cada vez más familias podrán hacerlo”, afirmó Mauricio Macri, en el marco del acto de presentación del boleto digital inmobiliario registrable, que permitirá comprar una vivienda en la Capital Federal desde el pozo con un crédito de “características” hipotecarias. La innovación es que ahora ese “boleto” será ingresado al Sistema Nacional de Acreditación de Documentos Inmobiliarios Privados por un corredor inmobiliario matriculado mediante la firma digital. Otro dato clave es que ese boleto va a estar afectado al dominio – la tierra–, lo cual implica que esta funciona como garantía frente a terceros ante una posible quiebra del constructor.

La Inversión- Para cerrar la firma del boleto digital, los propietarios deben desembolsar el 25 por ciento del valor de la propiedad. Luego podrán financiar el resto del monto.

Sólo es válido en Capital – Si bien la implementación sólo fue instrumentada en la ciudad de Buenos Aires, la expectativa es que todas las provincias adhieran a esta plataforma, para que este sea un proyecto federal.

No se necesita escribano – No es necesario acudir a un profesional para el boleto digital pero sí para escriturar el terreno y también para la propiedad una vez terminada.

La garantía – Cuando uno compra un inmueble usado con crédito, la garantía es la hipoteca de ese bien, en este caso, al no estar terminado el proyecto será la tierra.

La tasa de los créditos – Según la Cámara Inmobiliaria Argentina será similar a la de los créditos hipotecarios tradicionales. Están en conversaciones con dos bancos privados y los públicos.