CECHA reúne a estaciones y bancos

A partir del 1 de enero, los automovilistas se encontraron con la novedad que algunas estaciones de servicio ya no aceptaban tarjetas de crédito, pero esa situación podría empezar a revertirse a partir de esta semana. Convocados por el secretario de Comercio, Miguel Braun, directivos de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA) mantendrán un encuentro con entidades bancarias y emisores de tarjetas de crédito, con el fin de destrabar la situación.
La reunión entre representantes de los bancos y los expendedores tendrá lugar mañana en dependencias de la Secretaría de Comercio, con el fin de reducir el nivel de las comisiones y los plazos de acreditación de los importes a cobrar.
“La idea es que las comisiones estén en el orden del 0,5% o que no superen como máximo el 1% y el plazo sea de 48 horas, igual que en las ventas con tarjetas de débito”, aseguró Oscar Díaz, secretario de CECHA, consultado por El Cronista. Estos serán los únicos dos temas en agenda, o al menos, eso es lo que se afirma hasta el momento.
Algunas estaciones de servicio ya dejaron sin efecto temporalmente la medida y comenzaron a vender combustibles con tarjetas, tras una reunión que sostuvieron con el Secretario de Comercio, en la que éste se comprometió a convocar a la reunión entre las partes para tratar de encontrar un camino de consenso. No obstante, la continuidad de esta medida depende de los resultados que se obtengan en la audiencia de mañana.
Desde el lado de los estacioneros, el argumento de mayor peso para negarse a vender combustibles en las condiciones actuales (debe pagar 1,5%), es que las comisiones representan un porcentaje elevado en relación a la rentabilidad promedio del sector.
“Al estacionero le queda aproximadamente un margen del 9% promedio sobre el precio de los combustibles. Si le sacamos el 1,5% de comisión que se cobra hoy más el costo financiero del plazo de pago, la comisión de la tarjeta insume un 20% de la rentabilidad”, explicó Díaz.
El conflicto se genera porque las comisiones se aplican sobre el ticket de venta pero, en ese importe, el componente tributario es muy elevado, por el cúmulo de impuestos y tasas.
En declaraciones al portal especializado Surtidores.com.ar el presidente de CECHA, Carlos Gold, explicó que además de las comisiones, “se suma un 30% más que nos retienen impositivamente”. El empresario aclaró que si bien es un costo financiero, en muchos casos “se transforma en un costo económico, porque las estaciones de servicio tenemos constante saldo a favor en impuestos, sin posibilidad de utilizarlo”.
La propuesta de los propietarios de estaciones de servicio está en línea con algunas experiencias internacionales y también del interior del país. De hecho, el Banco de Chaco cobra una comisión del 1% y acredita el dinero a los estacioneros en 48 horas. Esto se aplica en la tarjeta llamada Tuya, un plástico emitido por el propio banco.
FUENTE: El Cronista