Brasil apuesta por ir a la vanguardia en tecnología ‘6G’

Suena a broma cuando el profesor José Marcos Brito, del Instituto Nacional de Telecomunicaciones (Inatel) en Santa Rita do Sapucaí (MG), le dice a la gente que ahora se dedica a diseñar el futuro estándar de comunicación móvil que se conocerá como Tecnología “6G”.

Director de investigación de posgrado de la institución, lidera el grupo de 20 investigadores brasileños involucrados en el programa finlandés que es reconocido mundialmente por liderar las discusiones más avanzadas sobre innovación en teléfonos móviles.

“Siempre aclaro cuando hablo en serio, no es una broma. Brasil decidió sabiamente apostar las fichas por la tecnología 6G ”, dice, con buen humor, el profesor de Inatel.

Reconoce que el malentendido, incluso por parte de los expertos, proviene del hecho de que la quinta generación de telefonía móvil (5G) no ha ganado escala comercial en el mundo, ni ha comenzado a cumplir su promesa de revolucionar la sociedad y los medios productivos con El conjunto de nuevas características aún no se ha probado.

En Brasil, la tecnología 5G vendrá de la venta de licencias en la subasta de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) programada para la segunda mitad de 2020. La agencia cree que será la mayor oferta de radiofrecuencia en la historia del regulador, cuando negociará licencias en los 700 megahercios (MHz), 2,3 gigahercios (GHz), 3, 5 GHz y 26 GHz.

En una ceremonia discreta el viernes pasado, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones (MCTIC) firmó el acuerdo que garantiza $ 1.5 millones para financiar los primeros meses de investigación en el escenario posterior a 5G. Es una apuesta para proyectar a los científicos brasileños a la vanguardia de la investigación sobre el “6G”.

El dinero ofrecido por el ministerio se considera el “boleto de entrada” de Brasil en el programa de investigación internacional con sede en la Universidad de Oulu, Finlandia. El gobierno finlandés ya se ha comprometido a financiar el proyecto con una contribución de € 251 millones, alrededor de $ 1.100 millones.

“El futuro ya está definido, es hora de pensar en 6G. Por primera vez en la historia, estamos comenzando conjuntamente con el mundo, en este caso Finlandia, que es uno de los principales líderes, el desarrollo de tecnologías con futuro ”, dijo el Ministro Marcos Pontes (MCTIC) a Valor. La semana pasada, Brito, quien coordina la investigación de Inatel en esta área, trató la tecnología 6G con el equipo del vicepresidente Hamilton Mourão, quien ya visitó los laboratorios de pruebas en la sede de la institución. Brito dice que Mourão considera el tema estratégico y es consciente de las oportunidades que el país puede aprovechar si sigue de cerca la tendencia de evolución de los servicios de comunicación.

“Desde la llegada de 4G, Brasil ha estado tratando de participar en la construcción de estándares de servicios móviles”, dice José Gontijo, Director de Innovación Digital de MCTIC. Explica que las demandas de los países europeos terminan siendo las más satisfechas. Gontijo comenta que la tecnología 5G, por ejemplo, se basa en tres fundamentos: baja latencia (tiempo de respuesta de la señal), acceso múltiple (admite gran cantidad de conexiones simultáneas) y alto rendimiento (admite gran volumen de tráfico de alta velocidad).

El técnico del gobierno señala que una necesidad del mercado brasileño se ha dejado de lado: la eficiencia en la cobertura de grandes áreas.

“El alcance del 5G es limitado. Sería importante que este principio se valorara con nuevas técnicas de modulación de señal ”, dice el director de innovación digital del gobierno. La idea de participar en la definición de 6G surgió de las lecciones aprendidas de la llegada de otras tecnologías.

Brito y Gontijo son categóricos al decir que el “ajuste” es un factor decisivo para que cualquier país influya en una nueva generación de servicios móviles. La preocupación por la ampliación de la cobertura del servicio llevó a los científicos del Centro de Investigación y Desarrollo de Telecomunicaciones (CPQD), en Campinas, São Paulo, a desarrollar el modelo de tecnología 4G, el LTE, a 450 MHz, con una señal de banda ancha. llegar Anatel siguió la iniciativa CPQD e incluyó licencias de radiofrecuencia en la primera subasta 4G en Brasil en 2012, que negoció licencias de 2.5 GHz. Sin embargo, a medida que se completaban estudios y pruebas en el lanzamiento comercial del servicio en el mundo, Los propios operadores brasileños, que habían comprado licencias a 450 MHz, prefirieron usar otras frecuencias de radio para áreas remotas, porque el uso no se había extendido en otros países.

“La comunicación móvil evoluciona cada diez años en promedio. Apuntamos cuando el 6G se convierta en comercial. Llegamos a tiempo, ya que la investigación siempre comienza diez años antes del lanzamiento ”, dice el profesor de Inatel. Gontijo dice que la investigación sobre 6G realizada por la Universidad de Oulu no tiene precedentes. Según él, solo hay iniciativas aisladas y en un nivel más profundo liderado por la industria de equipos. “Nuestro esfuerzo ahora es comenzar con el mundo, estamos con los pioneros. Para poder contemplar las particularidades del país, necesitamos tener una voz ”, dice Brito.

Con información de Valor Econômico