Beldi: IRSA debe subir por lo menos 200% para ser lo que era

Los inversores bursátiles estaban esperando una mínima oportunidad para entrar a la Bolsa. Las empresas cotizantes, en su mayoría, estaban a un tercio de su valor de hace dos años y tenían precios de oportunidad. Pero el riesgo país, la incertidumbre electoral, hacían que comprar cualquier activo aún a precio de liquidación fuera riesgoso.

De hecho, IRSA Propiedades Comerciales, propietarios del metro cuadrado más caro de las distintas zonas premium de Buenos Aires, tenía una valuación bursátil irrisoria. La empresa que en un momento valía USD 1.800 millones, ahora su valor bursátil -deducida la deuda- era de USD 500 millones.

Si se hacía un cálculo práctico, el metro cuadrado de las propiedades de IRSA cotizaba a USD 1.200 el metro cuadrados. No es un valor precisamente premium, sino que se acerca más a la zona de Boedo o Parque Patricios.

Pero el cambio de fórmula del partido Gobernante disparó sus acciones. En Wall Street, los ADR’s de la empresa, o sea los certificados de tenencia de acciones, subieron en dos ruedas 33% en dólares.

Lo bancos argentinos tuvieron una recuperación similar, pero están cerca de su tope. A IRSA todavía le falta bastante para llegar al valor premium del metro cuadrado, debe subir por lo menos 200% para ser lo que era. No lo logrará en este ejercicio, pero quien quiera una inversión a largo plazo en propiedades sin pagar expensas ni ABL, sabe a qué punto de la Bolsa debe concurrir.

Y, si además, puede apostar una ficha a las empresas de energía (luz y gas) puede hacerlo. Estos valores también tienen valores por debajo de la realidad.