Privatizan casi el 10% de las acciones de Petrobras

Por el 9,86% que tenía el banco estatal Bndes se recaudaron US$5200 millones

RÍO DE JANEIRO.– En la mayor operación del mercado brasileño en la última década, el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) vendió la mayor parte de sus acciones en la petrolera Petrobras por unos US$5200 millones. La venta de 734 millones de acciones de la petrolera estatal acompaña la agenda de achicamiento de la presencia del Estado en la economía, uno de los pilares de la gestión de Paulo Guedes, ministro de Economía del gobierno de Jair Bolsonaro.

Según un comunicado de la petrolera, los inversores se comprometieron a pagar 30 reales –cerca de 7 dólares– por acción, lo que suma 22.000 millones de reales.

Guedes, un liberal formado en la Universidad de Chicago, se ha propuesto una ambiciosa agenda de privatizaciones y desinversión del Estado en empresas públicas. Para apalancar la venta de empresas, el gobierno federal creó dentro una Secretaría de Desestatizaciones y Desinversiones, y espera recaudar este año cerca de US$36.000 millones por la venta de activos públicos y reducir de 627 a 327 el número de empresas en las que participa.

Esta fue la mayor venta de acciones de la petrolera desde 2010, cuando Petrobras consiguió recaudar US$70.000 millones en el mercado de capitales local. Pero entre aquella operación y ésta, los tiempos cambiaron mucho para Brasil y también para la empresa.

Tras el escándalo del Lava Jato, la megainvestigación de corrupción que reveló desvíos y sobreprecios en contratos de la petrolera a partir de 2014, la economía pasó por la mayor recesión de su historia y la petrolera perdió considerablemente valor de mercado.

La venta no tendrá influencia sobre el control de Petrobras, que seguirá bajo el timón del Estado brasileño, poseedor de más de la mitad del paquete accionario de la empresa. El paquete vendido representa el 9,86% de las acciones ordinarias, es decir, con derecho a voto. El Bndes conservará un 0,16% a través de Bndespar, una subsidiaria, y deberá girar el 60% de lo recaudado al Tesoro nacional.

Fundado en 1952, el Bndes le sirve al gobierno de Brasil como herramienta para el financiamiento de largo plazo e inversión en diversos sectores de la economía.

Desde que Bolsonaro asumió la presidencia, en 2019, con el control de la economía en manos de Guedes, el banco atraviesa un período de reperfilamiento. El ministro de Economía ha cuestionado duramente la política del Partido de los Trabajadores (2002-2016) respecto al Banco, que solía ofrecer créditos subsidiados a grandes empresas, como Petrobras o la alimentaria JBS, uno de los frigoríficos más grandes del país.

Bajo la gestión de Bolsonaro, el Banco ya ha vendido acciones de la compañía frigorífica Marfrig y de la distribuidora de energía Light, y se espera que haga lo mismo con su participación en JBS.

Fuente: La Nacion