Por los cortes del 2008, procesan a todos los miembros de la Mesa de Enlace

El polémico juez Villafuerte Ruzo, de San Nicolás, los había sobreseído hace dos años. Y ahora, después de la victoria cristinista, los procesa por los cortes en la ruta 9 durante el conflicto por la Resolución 125

Once años después, y con una sincronía perfecta con el cambio de gobierno y una muy posible suba de las retenciones a las exportaciones agrarias, a dirigentes históricos de la Mesa de Enlace, como Mario Llambías ( CRA), Luciano Miguens ( SRA), Eduardo Buzzi (FAA,) y hasta la ex diputada Margarita Stolbizer fueron procesados por el juez federal de San Nicolás Carlos Villafuerte Ruzo, por una protesta contra la resolución 125 que se realizó en la ruta 9 durante el conflicto con el campo que tuvo en vilo al país en 2008.

En la resolución, que obedece a una reciente orden de la Cámara Federal de Rosario votada por mayoría, el magistrado fundamenta su decisión contra las cabezas de las organizaciones agropecuarias nacionales, por haber entorpecido el normal funcionamiento de los transportes de tierra con el reclamo que encabezaron el 19 de marzo de 2008.

El hecho que se sigue juzgando se produjo ese día a la altura del klómetro150 de la autopista RosarioBuenos Aires. En esa concentración se quemo una vieja cosechadora. Y un año después de realizó otro acto en recordatorio de la “protesta histórica”.

Villafuerte Ruzo había sobreseído a todos los imputados en 2017. Ahora, además de procesarlos, también los embargó por 50.000 pesos, “en cumplimiento por lo ordenado por el Superior” (la Cámara deApelaciones de Rosario).

En un comunicado, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) planteó que las protestas que realizó en ese momento la Mesa de Enlace no difieren de los que se realizan a diario en las avenidas más importantes de la Ciudad de Buenos Aires.

El artículo 194 del Código Penal, invocado en el fallo de procesamiento, dice: “El que, sin crear una situación de peligro común, impidiere estorbare o entorpeciere el normal funcionamiento de los transportes por tierra, agua o aire o los servicios públicos de comunicación, de provisión de agua, de electricidad o de sustancias energéticas, será reprimido con prisión de tres meses a dos años”.

Al respecto, en el comunicado de la entidad ruralista se señaló: “Cuesta entender el porqué de un tratamiento tan distinto a situaciones fácticamente idénticas, cuando reclama el campo: proceso judicial, cuando reclaman los movimientos sociales: Justificación y solidaridad”,

A los dirigentes de CRA también les resulta llamativo que al mismo tiempo que se escuchan voces que apuntan contra el campo y su actividad productiva, se reaviven procesos que se daban por cerrados.

En Twitter, Ricardo Buryaile, exministro de Agroindustria de Cambiemos y por entonces vicepresidente segundo de CRA, se preguntó si comenzaba el “ministerio de la venganza”, por la decisión de la Justicia Federal de San Nicolás.

Entre los procesados también figuran el ex titular de la Sociedad Rural Hugo Biolcati, Fernando Gioino (presidente de Coninagro y por ende uno de los 4 titulares de la primera Mesa de Enlace), Raúl Víctores, expresidente de la Sociedad Rural de San Pedro, el convocante anfitrión;

Silvio Etchehum y hasta María del Carmen Alarcón, que integraba el Grupo Pampa Sur.

El choque frontal de la entonces presidenta Cristina Kirchner con el campo desde marzo de 2008, tras la firma de la resolución 125 del ministerio de Economía que instauraba retenciones móviles a la exportación de granos -hasta ese momento tenían una tasa fija de 35%, tras el aumento establecido en noviembre de 2007sólo quedó saldado cuando el ex vicepresidente Julio Cobos desempató en el Senado la votación que buscaba convertir aquella resolución de Economía en una ley nacional.

“Mi voto es no positivo”, dijo Cobos en la madrugada del 17 de julio de 2008, y terminó con el proyecto y también con las protestas de los productores agrarios, que se habían ido multiplicando en decenas de rutas y pueblos del país.

Pero la relación del kircherismo con “el campo” nunca volvió a recomponerse, pese a los intentos por dejar atrás aquellos enfrentamientos.

Clarín