Nubank desembarca en Argentina, el banco digital más grande del mundo fuera de Asia

Con más de 130 empresas, un crecimiento de 110% y transacciones por u$s6.000 millones el año pasado, este sector -al que muchos conocen como el de bancos 100% digitales-, se prepara para seguir por este sendero alcista durante 2019.

La plaza bancaria local es una tierra de promesas o de potenciales clientes, para las fintech. Sólo el 48% está bancarizado y entre los que sí están, más del 70% no consume servicios financieros.

El boom fintech

La llegada de Nubank será una verdadera “bomba” para el sector, ya que desplegará una propuesta agresiva que promete acentuar las diferencias entre la banca tradicional digitalizada y los bancos nativos digitales, al igual que en la vida real.

Nubank, cuyo valor de mercado supera los u$s1.000 millones, será un actor determinante entre “las fintech” más potentes de Argentina.

Una puja de larga data

La disputa entre los bancos y las fintech viene de hace tiempo. Hace unos meses (diciembre de 2018) el titular de Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, en una presentación realizada ante periodistas, volvió a pedir que sean reguladas.

“No vemos cuál es la razón por la que el Central sigue sin regular a estas compañías. Se trata de una competencia desleal para los bancos”, aseguraba Cesáreo en ese momento

Nubank, el banco digital más grande fuera de Asia, por su volumen, no será un actor fácil de digerir en el mercado local.

Según trascendió, Rafael Soto, hasta hace poco CTO de Wenance (Chieff Tecnology Officer), será el encargado de comandarla.

Por ahora, el silencio forma parte del plan de la compañia: la orden que llegó de San Pablo es la de no hablar todavía con la prensa. En tanto, desde la Cámara Argentina Fintech señalaron a este medio que no han mantenido “ningún contacto formal”.

Las fuentes consultadas creen que seguirán la estrategia de expansión que ya desplegaron con NotCo, la alimenticia chilena que produce alimentos clonados con “inteligencia artificial” y que también llegará con sus productos a las góndolas de Jumbo en estas tierras.

La carta clave de Tencent

Nubank contará con el apoyo de la china Tencent –la quinta tecnológica más grande del planeta, por delante de Facebook– que desembolsó la friolera de u$s180 millones para quedarse con una parte de Nubank.

Esta inversión, la primera del holding asiático en Latinoamérica, disparó la valuación de mercado de Nubank hasta los u$s4.000 millones. Y forma parte de su plan de extender sus tentáculos en la región ante el crecimiento de varias startups tecnológicas.

Papeles al día

Nubank está poniendo en en regla sus papeles para operar en el país. Como muestra, ya registró el dominio de Internet nubank.com.ar el 29 de enero, con la razón social “S.A. Nu Pagamentos” (similar a la que usa en Brasil) y la Clave de Identificación (CDI) número 50-87442707-9. Este conjunto de cifras es una especie de CUIT para extranjeros, necesario para dar de alta la dirección web en Nic.ar.

Si bien, como toda financiera de base tecnológica, competirá contra los bancos tradicionales, se prevé que el golpe más fuerte lo dará directamente sobre el mundo fintech.

“Un crédito como el que otorga la fintech Afluenta tiene un costo financiero muy alto, superior al 105%, contra el 80% anual del Banco Nación.

En muchos casos bajo el pretexto de la inclusión financiera te ‘matan’ con la tasa”, apunta un banquero.

Es por ello que el arribo de Nubank tornará más competitiva no sólo a la banca digital sino también a la tradicional.

Si se toma como referencia lo sucedido en Brasil, tardó muy pocos años en escalar al “top 6” como emisor de tarjetas de crédito, superando a entidades histróricas. ¿Cómo hizo? pateó el tablero saliendo a ofrecer con su “tarjeta morada” tasas más bajas que las vigentes en el mercado.

El éxito ha sido total: hasta hay lista de espera para ser cliente del banco digital. Con una apuesta agresiva, la Mastercard de Nubank proporciona en tierras verdeamarelhas una financiación que arranca en los 2,5% mensual, lo que llevó a las principales entidades de Brasil a tener que reducir el costo del dinero prestado.

Con información de iProUP