Los activos de refugio elegidos para escapar del COVID-19

Los inversores se vuelca a estas dos opciones al intentar escapar de la crisis financiera que desata la propagación del virus a nivel internacional.

La crisis financiera mundial que desató el Coronavirus provocó que los inversores se lanzaran de forma desesperada de buscar refugio en los activos defensivos clásicos: el oro y la deuda.

Esto generó una suba en el precio del metal del orden del 2%, que lo llevaban a marcar máximos desde principios de 2013 en u$s 1.676 la onza, por lo que reafirmó su carácter de activo refugio por excelencia ante el miedo a la expansión del virus.

Los inversores encontraron refugio ayer en los ETF de oro, que sirvieron para compensar parte de las caídas en Bolsa. Según Bloomberg, estos fondos cotizados se movieron por encima del 3%. Desde Singular Bank recomiendan ETF de oro físico a largo plazo.

Los bonos de buena calidad siguen actuando como diversificadores. Pero creemos que el dólar y el oro subieron ya por encima de lo justificable”, comentan desde UBS.

No obstante, el Citi da recorrido al metal precioso que el lunes reiteró su previsión de medio plazo publicada en septiembre y que apunta a una cotización del oro de u$s 2.000 a uno o dos años vista.

El oro no fue el único abrigo que encontraron los inversores para luchar contra el temor a una pandemia y a su impacto en la economía. Los inversores miraron al mercado de deuda soberana, donde la rentabilidad del bono alemán a 10 años bajó al -0,48%, su cota más baja desde octubre.

El rendimiento del bono español a diez años también descendió, hasta el 0,2%. Los inversores también compraron bonos estadounidenses a 10 años. No en vano, es uno de los pocos refugios que presenta algo de rentabilidad. Las compras de títulos a una década provocaron un descenso de la rentabilidad al 1,37%, ligeramente por encima del mínimo de julio de 2016. Lejos queda el 2,6% de hace un año.

La deuda italiana se descolgó de esta tendencia: los inversores se desprendieron de títulos de deuda, por lo que el rendimiento de los bonos a 10 años quedó en el 0,96%, más que el 0,91% del viernes.

Por valores, las compañías más defensivas, como telecos, utilities y Socimis, no lograron esquivar la sangría vendedora, pero las pérdidas fueron de menor cuantía. Viscofan, MásMóvil y Telefónica se dejaron menos del 2%. En el Euro Stoxx 600, dos empresas de comunicaciones por satélite, SES y Eutelsat, fueron las únicas al alza. En EEUU, Gilead Sciences se anotó el 4,59% después de que la OMS dijera que su tratamiento experimental es el único que funciona contra el patógeno.