La banca minorista tarda más en adoptar blockchain

Según la empresa consultora de gestión de las “Big Three”, McKinsey & Company, la tecnología blockchain es menos popular entre bancos minoristas que entre bancas de inversión.

Los motivos son los obstáculos reglamentarios y a un entorno conservador para el consumidor, según informó Bloomberg este 7 de junio.

Según McKinsey calificó los bancos minoristas en general más cautelosos cuando se trata de blockchain, a diferencia de sus contrapartes ostensiblemente más aventureras de la banca de inversión.

Los factores que contribuyen a esta diferencia incluyen, según McKinsey, un entorno regulador más riguroso para la financiación al consumo y la controvertida reputación de las criptomonedas descentralizadas basadas en blockchain, como bitcoin (BTC).

Además, afirman los autores, el éxito de los servicios de pago de disruptores existentes, como Zelle, está retrasando ostensiblemente la adopción de nuevas soluciones impulsadas por blockchain.

A pesar de esto, McKinsey argumenta que los bancos minoristas podrían ver ganancias significativas a través de múltiples aplicaciones (incluyendo el procesamiento de pagos de remesas, la gestión de la normativa Conoce a tu Cliente, la prevención del fraude y la evaluación de riesgos) si adoptaran a la tecnología blockchain.

En particular, el informe destaca las eficiencias de costes como una promesa clave de la tecnología, indicando la importancia de racionalizar los gastos para los bancos minoristas:

“Casi toda su atención, especialmente en los mercados desarrollados, se centra en la reducción de costes. Y donde la reducción de costes está al frente y en el centro, están preparados para considerar cualquier oportunidad.”

La empresa consultora estima que se podrían ahorrar USD 4,000 millones anuales adoptando soluciones blockchain para los pagos transfronterizos, y que se podrían ahorrar otros USD 1,000 millones al año en costes de incorporación de nuevos clientes. Con respecto al fraude, las aplicaciones blockchain podrían reducir las pérdidas hasta en USD 9,000 millones, según el informe.

Por lo tanto, a pesar de los avances más lentos que la tecnología ha hecho hasta la fecha en el sector, McKinsey indica que sus clientes están cambiando de rumbo y están empezando a explorar cómo implementar la tecnología dentro de su negocio, en contraste con su anterior enfoque en la lucha contra los riesgos asociados a criptos.

El informe propone que, para fomentar la adopción, el intercambio entre las monedas fiduciarias y los activos digitales debería ser más fluido a fin de prevenir el riesgo de pérdidas relacionadas con la volatilidad para los consumidores. También aboga por el establecimiento de una mayor claridad en la esfera reguladora,

Como se reportó anteriormente, un informe de McKinsey de enero de este año argumentaba que sigue habiendo poca evidencia de casos prácticos y escalables de uso de la tecnología blockchain y caracterizaba a la tecnología como relativamente inestable, costosa y compleja.

Fuente Cointelegraph