Héctor Torres, ex FMI: “Por el coronavirus, habría que declarar una cesación provisional de todos pagos de la deuda pública en divisas”

En medio de una situación extremadamente incierta y compleja por la pandemia mundial de coronavirus, en la que Argentina tiene que afrontar una renegociación de deuda externa que ya lucía complicada, Héctor Torres, ex director para Argentina del FMI, habló con BANK MAGAZINE para analizar los posibles pasos a seguir por el Gobierno de Alberto Fernández y qué puede pasar con los mercados.

-¿Cómo puede impactar en el país el freno económico local y mundial por el coronavirus?
-Si la expansión del virus se contiene y si hay coordinación de políticas monetarias y estímulos fiscales, el impacto va a ser fuerte pero limitado en el tiempo y seguido de un fuerte rebote ya que habrá que recomponer stocks.

-¿Y este menor poder de ingresos de divisas del país cómo impacta en la renegociación de la deuda?
-La pandemia es una situación de fuerza mayor. Creo que el Gobierno debería desensillar hasta que aclare. Es necesario preservar las pocas divisas que nos quedan para hacer frente a importaciones indispensables para hacer frente al brote. Mi sugerencia sería declarar una cesación provisional de todos pagos de la deuda pública en divisas, tanto la emitida bajo ley extranjera como la emitida bajo ley nacional. No así la deuda en pesos, ya que eso podría afectar la cadena de pagos y profundizar la recesión.

-¿Qué plan de renegociación puede ofrecer Argentina?
-En las condiciones actuales; ninguno que sea creíble.

-En caso de default, ¿cómo ve la situación del país?
-La situación de todo el mundo es mala e incierta. Hay que distinguir un default debido a un rechazo de la oferta por los acreedores privados respecto a una moratoria basada en una situación de fuerza mayor de una obviedad inobjetable.

-¿Qué puede pasar con las tasas de interés y el dólar?
-Todos los países están tomando medidas para preservar la liquidez, evitar quiebras de las empresas y mantener el consumo indispensable.  En lo inmediato esta también debe ser nuestra prioridad.

Sin perjuicio de eso, mi sugerencia sería que el Gobierno explique que, “en cuanto aclare” y se despeje el contexto internacional, presentaremos un plan económico y buscaremos apoyo financiero del FMI a fin de poder presentar una oferta con metas económicamente accesibles y políticamente viables a los acreedores.-