Elecciones en Georgia hacen titubear a Wall Street

Elecciones en Georgia hacen titubear a Wall Street

Los riesgos políticos dan una pequeña tregua en este inicio de año para acaparar toda la atención de los mercados partir de este martes.

Hoy se celebran las elecciones al senado del Estado de Georgia en EEUU.

Los dos asientos en la cámara alta estadounidense determinarán en gran medida quién obtendrá el control del Congreso estadounidense, lo que allanará el camino a la presidencia de Joe Biden o pondrá palos en las ruedas.

El Senado tendrá en su camino este año, medidas tan vitales para los inversores, como el paquete de estímulos fiscales que espera el país, para hacer frente a la crisis económica del Covid.

“Una barrida demócrata en las elecciones en Georgia podría causar que el mercado de valores de EEUU experimente una caída de entre el 6% y el 10%”, según señalaba en un informe a sus clientes el estratega jefe de Oppenheimer, John Stoltzfus.

Con un estrecho margen en las encuestas para los demócratas, analistas y observadores auguran un farragoso proceso hasta conocer el nombre de los nuevos senadores que llenará de incertidumbre a los operadores.

Desde JPMorgan, el equipo liderado por Dubravko Lakos-Bujas, coincide en apuntar que una pérdida inesperada de ambos escaños republicanos podría suponer una desventaja para las acciones y reintroducir el riesgo de aumentos de impuestos.

Dicho esto, en un informe distribuido entre sus clientes, el banco espera “que este riesgo sea mayormente manejable dado que el Congreso ha girado hacia el centro, es decir, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes se ha estrechado significativamente, lo que proporciona menos margen para aprobar cambios drásticos”.

La Cámara Alta en Estados Unidos tiene la potestad de aprobar nuevas leyes, que para salir adelante deben contar con mayorías en ambas cámaras. También tiene la última palabra sobre nombramientos de los integrantes del gabinete presidencial, jueces del Supremo y tribunales federales y puede ejercer como jurado si el presidente es sometido a un juicio político o impeachment, como ocurrió con Trump el pasado mes de febrero a instancias de los demócratas.

Los sondeos, por ahora, auguran un estrecho margen para los candidatos demócratas, de apenas tres puntos, de los aspirantes demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock por encima de los republicanos David Perdue y Kelly Loeffler.

Esta escasa ventaja es motivo de preocupación para los expertos, ya que una victoria ajustada en cualquiera de los dos escaños bien podría ser objeto de impugnación legal.

En cualquier caso, casi nadie apuesta porque el resultado sea claro en la madrugada del miércoles y, en cambio, se envían mensajes alerta desde las principales casas de análisis de que el conteo y reconteo de las papeletas podría durar días.

Con todo, “un triunfo republicano debería ser positivo para el mercado inicialmente, con la subida de las acciones y la caída del dólar estadounidense, ya que los mercados financieros celebrarán, aunque egoístamente, el alivio del impuesto sobre la renta”, señala Jeffrey Halley, analista de Oanda.

Por el contrario, una victoria demócrata debería tener precisamente el efecto contrario. “Cualquier venta de acciones después de una victoria demócrata no debería durar más de unos pocos días, ya que el dinero ilimitado al 0% de la Reserva Federal lo contrarresta todo”, agrega el experto.

Con información de Bolsamanía y El Economista, España