El superávit comercial del año será en torno a los US$ 12.500 millones

Por undécimo mes consecutivo, según datos del Indec, el intercambio comercial argentino en julio dejó un saldo positivo para el país.

El superávit comercial del año será en torno a los US$ 12.500 millones. Se alcanzó casi un año de resultados positivos, algo que no pasaba desde 2012 y da cuenta de cómo la crisis cambiaria que golpea al resto de la economía estimula al sector externo.

Las cifras indican que durante el séptimo mes del año el comercio exterior fue de US$ 10.761 millones, que implicó una baja de 7,1% interanual. Dentro de este número, US$ 5.856 millones corresponden a exportaciones, mientras que US$ 4.905 millones pertenecen a importaciones, lo cual arroja un superávit comercial para Argentina de US$ 951 millones. En tanto, el intercambio comercial acumula durante los primeros siete meses del año un saldo positivo de US$ 6.540 millones.

Este resultado se desprende de los US$ 36.608 millones acumulados en exportaciones, que representan un alza interanual de 3,3%, en tanto que las importaciones mostraron una caída de 26,8%, totalizando US$ 30.068 millones. La consultora Ecolatina estima que para lo que resta del año seguirá el buen desempeño del sector externo y proyectan un resultado positivo cercano a los US$ 12.500 millones, producto fundamentalmente de la contracción importadora, pero también del avance exportador.

El intercambio comercial acumula durante los primeros siete meses del año un saldo positivo de US$ 6.540 millones. Este resultado se desprende de los US$ 36.608 millones acumulados en exportaciones, que representan un alza interanual de 3,3%, en tanto que las importaciones mostraron una caída de 26,8%, totalizando US$ 30.068 millones.

La consultora Ecolatina estima que para lo que resta del año seguirá el buen desempeño del sector externo y proyectan un resultado positivo cercano a los US$ 12.500 millones, producto fundamentalmente de la contracción importadora, pero también del avance exportador.

Según explicó el Indec, en la misma línea con Ecolatina, la suba de las exportaciones del mes pasado se debe principalmente al incremento de 20,2% de las cantidades enviadas al exterior, en tanto que los precios cayeron 9,9%. En comparación con el mes previo, las exportaciones de julio crecieron 11,9%, mientras que en términos desestacionalizados y de tendencia ciclo subieron 7,8% y 0,1%, respectivamente.

Además, las exportaciones de productos primarios y de manufacturas de origen agropecuario (MOA) durante el mes pasado presentaron una suba interanual de 56,2% y 9,5%, respectivamente, mientras que las de manufacturas de origen industrial (MOI) y de combustibles y energía mostraron una caída interanual de 17,8% y 6,3%, respectivamente.

“La industria continúa enfrentando dificultades en su inserción externa, en parte por la compleja situación que atraviesan las firmas locales (suba de costos y baja utilización de capacidad instalada que se suman al menor dinamismo de los mercados externos)” señaló la consultora Abeceb, y añadieron: “El bajo nivel de actividad a nivel local incide negativamente sobre los costos fijos y variables, restando competitividad a las actividades exportadoras, que hasta el momento no pudo ser compensada por los efectos de la suba del tipo de cambio. Así también, la vigencia de las retenciones a las exportaciones de productos industriales dificulta el crecimiento de las ventas externas de MOI”.

Por su parte, la baja de las importaciones del mes pasado se dio en medio de la caída de 6,9% en los precios y de la contracción de 14,8% en las cantidades compradas. Sin embargo, en comparación con el mes previo, las importaciones de julio registraron un incremento nominal de 17,5%, mientras que en términos desestacionalizados y de tendencia-ciclo presentaron también aumentos, que fueron de 3,8% y 1,9%, respectivamente. Las importaciones de bienes de capital durante el mes pasado presentaron una caída interanual de 25,3%; las de bienes intermedios, -8,3%; las de combustibles y lubricantes, -40,4%; las de piezas y accesorios para bienes de capital, -4,6%; las de bienes de consumo, -24,9%; y las de vehículos automotores de pasajeros, -49,3%.

Socios

Los datos del organismo indican que durante el mes pasado el principal socio comercial para el país (tomando en cuenta la suma de exportaciones e importaciones) fue Brasil, seguido por China y Estados Unidos.

En conjunto, estos tres países absorbieron 33,2% de las exportaciones de Argentina y abastecieron 52,5% de las importaciones. Las exportaciones a Brasil alcanzaron US$ 862 millones, mientras que las importaciones fueron US$ 927 millones, lo cual muestra un saldo comercial deficitario por US$ 65 millones. En tanto, las exportaciones a China en julio sumaron US$ 643 millones, mientras que las importaciones fueron por US$ 943 millones.

El déficit comercial en este caso fue de US$ 301 millones. Por su parte, las exportaciones a Estados Unidos sumaron US$ 437 millones y las importaciones alcanzaron US$ 706 millones, lo que arrojó un déficit de US$ 269 millones con ese país. Perspectivas Según la consultora LCG, es esperable que en los siguientes meses la volatilidad cambiaria y la incertidumbre política también perjudiquen el sector externo.

“En materia de exportaciones, los términos de intercambio vienen afectando negativamente el desempeño final. Podría pensarse que habrá un marginal repunte de la mano de la mayor competitividad que trae el tipo de cambio más alto, pero contrarrestan esto las altas tasas de la economía que encarecen el financiamiento y contraen la actividad”, indicaron.

También señalan desde esta consultora que las importaciones parecían comenzar a desacelerar la caída. “Sin embargo, una nueva pérdida de poder adquisitivo sumado al encarecimiento que genera la devaluación puede volver a retrasar la mejora”, estimaron, aunque advirtieron que, de todas formas, el nivel en que se encuentran actualmente ya es muy bajo, por lo cual no existe mucho margen para que sigan cayendo en gran medida.

Por su parte, Ecolatina estima que para lo que resta del año seguirán estos resultados positivos. “En este contexto, proyectamos un resultado positivo cercano a US$ 12.500 millones, producto fundamentalmente de la contracción importadora (cercana a 20% interanual), pero también por un avance exportador (8% interanual), algo no menor en este contexto global proteccionista y donde nuestro principal socio comercial sigue anémico”, afirmó esta consultora.

“Más allá del resultado electoral, el año que viene presentará rasgos parecidos a 2019 en este frente, de modo que podemos hablar de que se encadenarán dos años de superávit, algo que no sucede desde 2013-2014 (y por un monto mucho mayor a entonces)”, prevé Ecolatina.