Crowdfunding inmobiliario: un camino para los inversores conservadores

No hay muchas opciones disponibles para quienes desean invertir su dinero sin exponerse a altos niveles de riesgo. El mercado financiero mundial y local parecen más inestables que nunca y es difícil encontrar  alternativas de inversión sin grandes dosis de volatilidad.

Los métodos tradicionales de inversión ahora vienen acompañados de factores de riesgo inaceptables, pero hay nuevos métodos -surgidos de la evolución de Internet- que brindan soluciones alternativas que ayudan a reducir la incertidumbre.

Crowdfunding inmobiliario: un camino para los inversores conservadores. El crowdfunding inmobiliario es “una forma más democratizada de invertir en propiedades”, dice Sofía Gancedo, COO de Bricksave.

El crowdfunding inmobiliario es una de esas opciones, ofreciendo “una forma más democratizada de invertir en propiedades”, dice Sofía Gancedo, COO de Bricksave.

En cuanto a las inversiones tradicionales, asegura que las cuentas de ahorro en los bancos hoy en día tienen tasas de interés que sólo superan marginalmente la tasa actual de inflación, “lo que significa que no valen la pena. Ni mencionar el hecho de que los propios bancos no tienen un buen historial en términos de confiabilidad durante los últimos diez años, más o menos”, acota Gancedo

Colocar dinero en acciones y bonos es otro blanco habitual, pero su actual volatilidad plantea un grave problema para los inversores cautelosos; por ejemplo, las acciones de Apple descendieron de u$s228 a u$s148 en cuestión de meses, entre el 2018 y el 2019, y este tipo de cosas suceden en distintos activos.

“El problema se pone especialmente difícil cuando se tiene en cuenta que el éxito o el fracaso de la inversión por lo general se basa en las decisiones y en el rendimiento de un puñado de seres humanos(somos, después de todo, criaturas notablemente poco confiables)”, acota la vocera de Bricksave.

Y agrega que el otro verdadero problema para la mayoría de las opciones de inversión tradicionales es el costo inicial, porque es necesario tener acceso por adelantado a cantidades importantes de capital para hacer realidad la inversión en primer lugar, y montos seriamente grandes si desea que la inversión tenga un rendimiento valioso.
“No quedan muchas opciones para el inversor cauteloso; pero el crowdfunding inmobiliario es una de ellas: ofrece una buena oportunidad para reducir el riesgo invirtiendo pequeñas cantidades en uno de los mercados más estables: los ladrillos y el cemento”, indica Gancedo.

El crowdfunding inmobiliario también ofrece al inversor prudente más claridad, con relación a los métodos tradicionales (especialmente con las acciones), donde “a veces uno puede sentir que no sabe adónde va su dinero o que está haciendo cuando invierte”, completa.

Para tener una idea, el crowdfunding inmobiliario permite invertir a partir de 1.000 dólares con retornos anuales promedio del 10% “en las monedas más fuertes del mundo”. La propiedad se vende como máximo a los cuatro años, pero si su valor sube más de 20%, se vende en ese momento, para darle una cuota de liquidez al inversor. Se trata una inversión de muy bajo riesgo, aseguran desde Bricksave.

En el pasado, la volatilidad del mercado de inversión significaba que los inversores cautelosos simplemente no participaban. Ahora este no tiene por qué ser el caso.

“El crowdfunding inmobiliario es la manera perfecta para colocar pequeñas cantidades de dinero en un portfolio diversificadode propiedades estables y obtener ganancias constantes en monedas estables que se acumulan con el tiempo”, concluye Gancedo.-