Beldi: cómo es el plan para fugar capitales que están armando los argentinos

Por Luis Beldi

Los impuestos crecen por la imaginación de los Gobernantes que no tienen la misma astucia para bajar el gasto. La fuga de capitales siempre encuentra nuevas vías legales para escapar a esas cargas. En la jerga tumbera de las cárceles a la fuga se la denomina “bondi”. Cuando alguien está esbozando un plan de fuga le preguntan si está armando un “bondi”. Si la respuesta es afirmativa, la pregunta siguiente es: “¿Me puedo subir”?

“Los impuestos crecen por la imaginación de los Gobernantes que no tienen la misma astucia para bajar el gasto”, dice Luis Beldi

No solo Uruguay se está moviendo para tentar a mudase a las empresas argentinas, Paraguay comenzó un trabajo más silencioso y hace tiempo. Por caso, tentó a inversores argentinos a construir otro puerto polimodal -los argentinos ya tienen la concesión de un puerto polimodal a 5 kilómetros de Asunción-. Estos puertos permiten transportar cargas líquidas, sólidas o gaseosas.

También se están mudando empresas de finanzas porque Paraguay es un país poco bancarizado. De hecho, tiene uno de los bonos más confiables de la región, pero no son demandados porque todavía emiten las láminas de papel y los cupones se cobran en las ventanillas de los bancos. Hay casos en que, al comprador, el bono se lo traen los motoqueros.

Los expertos argentinos están ansiosos por llevarles todas las modalidades de bancarización y plataformas para cotizar bonos y acciones.

Saben que cuando cae la Argentina, Uruguay sufre, pero Paraguay celebra porque todas las operaciones en “blue” pasan por su territorio incluidas las exportaciones cuando las recargan con retenciones. El país está avanzando a pasos notables y esta crisis argentina lo potencia. No solo habrá mesas de dinero, mercados financieros más modernos, sino que están pensando en cultivos y ganadería.

Además, ahora se ha vuelto tentador tener la ciudadanía paraguaya para aquellos que tiene cuantiosas inversiones y propiedades en el exterior. Paraguay otorga en pocos días la nacionalidad que permitiría a un argentino eludir el impuesto a los Bienes Personales en el exterior que ahora está en 2,25%, más alto que la tasa que paga un bono del Tesoro de los Estados Unidos cada año.

El IVA Paraguayo es de 10% y los créditos en guaraníes para las empresas tienen tasas de 8% anual. El guaraní permanece hace tiempo inmóvil frente al dólar.

El exterior le está resultando esquivo al Gobierno que está aislado en el Mercosur porque tanto Brasil como Uruguay ya están tratando un acuerdo de comercio bilateral con Estados Unidos. Por otra parte, Brasil consiguió que les levanten el gravamen a sus exportaciones de acero y aluminio al país del norte, algo que la Argentina las padece y las padecerá mientras insista en ser blando con quienes detesta Estados Unidos: el asilo a Evo Morales, la mano blanda con Venezuela, la simpatía con Cuba y con ex mandatarios acusados de corrupción como Lula de Brasil y Rafael Correa de Ecuador no ayudan a la reacción con Donald Trump ni a pactar con el FMI.