Salir del Mercosur es una posibilidad, dice el canciller de Brasil

Una serie de tuits de Paula Español, asesora económica del presidente electo Alberto Fernández y citada como el futura secretaria de Comercio Exterior de Argentina, hizo que el canciller brasileño, Ernesto Araújo, tenga aún más miedo de lo que le espera al Mercosur.

En un artículo que publica hoy el brasilero Valor Econômico , Español elogia el comercio administrado, refiriéndose a las medidas proteccionistas tomadas por el gobierno de Cristina Kirchner (2007-2015). Dice que la inserción de Argentina en el mundo debe hacerse sin dogmatismo, condena la apertura comercial y critica el acuerdo UE-Mercosur. En otras publicaciones, celebra “Lula Livre” y lamenta el “golpe de estado” en Bolivia.

¿Moraleja de la historia? Hay dos dimensiones paralelas, según el Ministro de Relaciones Exteriores Ernesto Araújo, en los principales gobiernos de izquierda en América del Sur. Una es la dimensión de la economía cerrada, proteccionista y estatista; otra es la dimensión bolivariana de un eje Havana-Caracas-Foro de Sao Paulo “Son dos brazos del mismo cuerpo, que pertenecen a la misma cabeza”, dice.

“Una cosa es una política económica más cerrada o una política exterior que rechaza a los Estados Unidos. Otra es cuando uno comienza a ver, y todas las señales van en esa dirección, que este es un proyecto político regional, hemisférico y continental. Es una realidad, tratamos de no esconder nuestras cabezas en la arena. La gente se veía muy nivelada con el piso. Allí solo vieron a Argentina, Bolivia, Venezuela. Al levantar la cabeza, ves algo más amplio, programático e ideológico “.

Araújo sostiene que el gobierno de Jair Bolsonaro nunca fue buscado por Fernández ni por ninguno de los diputados del presidente electo, ni tampoco él. “Nos estamos preparando para diferentes escenarios”. Admite que uno de los escenarios es la ruptura en el Mercosur. Está lejos del Plan A, señala el ministro, “pero aparentemente hay una visión profunda en Argentina que va en contra de los postulados básicos del Mercosur”. “En nuestra transición [gubernamental] a fines del año pasado, había dudas sobre la utilidad del bloque. Apostamos por el Mercosur y eso fue trabajar con Mauricio Macri ”, dijo Araújo.

“No podemos decir que es un proyecto incuestionable que durará para siempre, pase lo que pase. El Mercosur no es solo un nombre, una bandera voladora. Si el proyecto está distorsionado, debe ser repensado ”.

En tanto en el frente comercial, después de los acuerdos con la UE y la AELC (el bloque de Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein), existe una buena posibilidad de llegar a un acuerdo con Canadá y Singapur en 2020. Y el canciller ya advierte: “Una retracción eventual – eventual, posible o probable – de Argentina no nos afectará. Brasil seguirá adelante individualmente, exploraremos las flexibilidades ”.

De manera similar, -dijo Araújo-, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, expresó interés en un diálogo exploratorio para identificar la conveniencia de las negociaciones comerciales con el Mercosur. Podría ser simplemente con Brasil, dependiendo de la dirección del bloque.

Como agenda de comercio de Brasil, en lo inmediato, los días 4 y 5, en Bento Gonçalves (RS), habrá la última reunión cumbre presidencial del Mercosur a la que asistirá Mauricio Macri. Y en la primera quincena de diciembre, Araújo se embarca para su primer viaje oficial a África. Visitará Cabo Verde, Angola, Nigeria y Senegal. “Queremos trabajar mucho más con África y necesitamos reconfigurar nuestra presencia económica en el continente, que se basó esencialmente en la construcción y se retractó con Car Wash”, dijo.

Sin embargo, es al barrio latinoamericano y la secuencia de manifestaciones populares a las que Araújo dedica su atención más inmediata.

Las protestas dirigidas por grupos de izquierda golpearon a Ecuador, Chile y ahora a Colombia. El gobierno del derechista Mario Abdo Benítez en Paraguay, el aliado de Bolsonaro, casi se cae. Para el canciller, este es un movimiento de desestabilización que parte de ese mismo eje Habana-Caracas-Foro de São Paulo. Entonces, ¿cómo encajaría el caso de Bolivia, que aparentemente rompe esta secuencia lógica, con un líder izquierdista que cae después de protestas con el apoyo de la derecha? Un tipo de excepción que confirma que la regla se cumple. “Nada es tan geométrico. El murciélago vuela, pero no es un pájaro. La ballena nada, pero no es un pez ”. Y vuelve a la lógica para enfatizar que el gobierno brasileño debe permanecer alerta.