Neffa, de RFT: “Veo un S&P Merval más abajo de aquí a fin de año medido en dólares”

Antes de la asunción del gobierno de Alberto Fernández hay más dudas que certezas respecto a factores clave, como la renegociación de la deuda y el plan económico. En este plano de indefiniciones, Gustavo Neffa, economista y director de Research for Traders (RFT), dialogó con BANK MAGAZINE sobre las posibilidades de inversión y qué puede pasar con el dólar y las tasas de interés.

Por Mariano Jaimovich

-¿Cómo lee la situación actual para hacer inversiones?

-Es una tensa espera. Una espera de novedades del Gabinete económico y del Plan Económico integral a implementar, si es qué hay uno. Los mercados después del duro golpe recibido en las PASO quedaron con un menor volumen, pocos atractivos y con un riesgo implícito de un año 2020 con mucha incertidumbre encima.

-¿Qué activos están recomendando para inversores particulares?

-De defraudar con los anuncios y el plan, o de fracasar la reestructuración de la deuda, vemos un S&P Merval en un valor más abajo de aquí a fin de año medido en dólares Contado con Liquidación (CCL). Apenas podrían esquivar la caída y la falta de flujos extranjeros quizás algunas acciones con bajas exageradas en forma muy selectiva, pero somos muy cautelosos de recomendar en este momento. Es solamente un mercado de trading por ahora.

-¿Y qué alternativas hay entonces?

-Exploremos alternativas atadas al CCL y que nos diversifiquen. Reúnen esas condiciones los CEDEARs, allí destaco entre las tecnológicas a Microsoft, Amazon, Apple, Globant y Mercado Libre. No dejemos afuera al oro a través de Barrick Gold o empresas brasileñas enfocadas a la recuperación del consumo y del PBI como Itau, Ambev o Bradesco.

Entre las posiciones defensivas tenemos que mencionar a compañías con ingresos estables, buenos flujos de caja y poca volatilidad de sectores como salida, consumo no discrecional o utilities como Disney, PepsiCo, Procter & Gamble, Pfizer, y General Electric, aunque todas ellas con baja liquidez.

-¿Cuáles son las recomendaciones en papeles locales?

-A nivel doméstico, el sector de petróleo y gas está influenciado por la política a aplicar sobre la tarifas del gas en boca de pozo y el descongelamiento o regulación futura del precio, como los incentivos a desarrollar Vaca Muerta.

Entre las empresas del sector de utilities, como Central Puerto, Edenor, TGS y Transener, al impacto de los resultados financieros adversos producto de la devaluación se suman el posible congelamiento y desdolarización de las tarifas de servicios públicos.

-¿Y los bancos?

-Los bancos, junto a las utilities, se han llevado la peor parte desde agosto. Siempre están condicionados al riesgo que conlleva tener una cartera de bonos argentinos de mediana y elevada duration con paridades a la baja, durante todo el año, y de Leliqs cortas que no se renuevan en su totalidad con la baja de margen operativo que eso significa. La salud del sistema con depósitos en pesos como en dólares ahora estabilizados alejan los temores sobre la solvencia del sistema.

-Entonces, ¿con qué acciones y bonos se queda?

-Me gustan algunas exportadoras como Aluar, Molinos Agro o San Miguel, aunque limitadas por su liquidez de mercado. En bonos soberanos, ninguno.

-¿Y para corporativos?

-En este segmento me quedo con Panamerican Energy, Pampa Energía, Tecpetrol e YPF entre las petroleras. Además, IRSA/Cresud cortos, así como Arcor y Telecom Argentina/Cablevisión.

-¿Qué estimaciones tienen respecto al dólar?

-El dólar de $60 es una pobre referencia, porque es la de un dólar totalmente intervenido con un megacepo ultrarrestrictivo. Cualquier indicio de que pueda abrirse un poco el cepo lo hará dispararse. Hoy los exportadores están liquidando muchas divisas, anticipándose a posibles cambios en las retenciones. Pero si esa oferta cesa, también producirá volatilidad en el tipo de cambio oficial. Lo que creo es que la brecha con el CCL debería ampliarse de aquí a fin de año.

-¿Cómo pueden ubicarse las tasas de interés?

-Seguirán bajando para permitir una reactivación económica. Vemos esa política central en la nueva gestión.

-¿Qué le está pidiendo el mercado al nuevo gobierno?

-El mercado le está pidiendo definiciones que aún no dio. Nombres, plazo, políticas aún antes de asumir, algo lógico por la gravedad de la situación actual. Pero una vez asumida la nueva gestión, solicita contar con un superávit fiscal primario como política de Estado. En el exterior temen un doble comando de la economía, con el kirchnerismo haciéndose fuerte de a poco, pero dejando al albertismo gestionar. El miedo a una hiperinflación es fundado aunque no es el escenario más probable y ni siquiera tiene 10% de probabilidades para mí. La expectativa es también a una rápida reestructuración de la deuda. Para febrero 2020 debería haber novedades firmes con acuerdo cerrado.-